mayo 25, 2022
El tiempo
Semana Santa

CONFIESO

Mudo Señor, velas mi pereza penetrada por la presencia húmeda del río. Sagrada verdina enroscada en un leñoso altar elevado. Confieso. Confieso que prefiero los atajos a los caminos. Confieso que he recibido más, mucho más que lo que ofrecí. Confieso que mis palabras sustituyen a las obras que exijo a los demás. Confieso cada Santo Lunes delante de la muerte de un justo, mezclado con el último sol que asaetea el hervor de la bullicie apasionada. Qué muerte tan total y tan entera nos devuelve a cada uno el ingenuo azahar de la primavera. Cristo nos quiere salvar con su trabajo. Así mueren los hombres.

Viene y busca al desamado

con ese dolor, tan lúcido,

que hasta el chorrear traslúcido

de las llagas del costado

en padecer descarnado

son el puente que amantilla

la pena mustia y amarilla.

Santo Cristo de la Yedra

quítame esta dura piedra,

cuando cruce a la otra orilla.

 

FOTO: Nio Gómez

Texto: Javier Fernández Franco