abril 20, 2021
El tiempo
Cultura

La Casa de la Provincia exhibe ‘El genio de la luz’ de Díaz Custodio

La Casa de la Provincia de la Diputación de Sevilla expone la muestra sobre el fotógrafo astigitano, Juan N. Díaz Custodio, ‘El genio de la luz’, que promueve el Ayuntamiento de Écija y acoge el organismo hasta octubre próximo.

La exposición ‘El genio de la luz. Fotografías de Juan N. Díaz Custodio (1893-1912)’, muestra parte de la obra de este pionero de la fotografía, nacido en Écija en 1875. Considerado por Miguel Ángel Yáñez, en su libro ‘Retratistas y fotógrafos. Breve historia de la fotografía sevillana’, como el más importante de todos los retratistas de la escuela sevillana, “tanto que con él puede hablarse de la existencia de la misma, que comenzó con Godínez y Rodríguez Téllez”.

En cuanto a su situación dentro de la fotografía, Luis Ortiz Lara lo incluye dentro de la generación de 1890, por lo tanto, inserto en el trío fundamental de retratistas sevillanos, junto a Rodríguez Téllez y Castellano Grandell.

“La promoción de los excepcionales rincones que conforman nuestra provincia podría hacerse desde diferentes perspectivas, porque afortunadamente son muchas las excelencias que cualquier ciudadano puede encontrar en ellos”, ha señalado la responsable provincial de Hacienda, Concha Ufano, para quien en “una suerte poder contar con personajes que no sólo representan, sino que con su obra, impregnan la vida del pueblo”.

Para Ufano, Díaz Custodio es “un claro ejemplo”, y su obra y personalidad “un referente magistral de la historia de la fotografía y en la que se puede palpar la perfecta simbiosis entre el artista y el pueblo”.

Las características definitorias de la escuela sevillana definen igualmente la obra de Díaz Custodio: las luces, la elegancia, los volúmenes de los ropajes y su incopiable personalidad en el retrato, en el que dominaba desde joven la técnica del contraluz. De él dirá Cánovas del Castillo, ‘Kaulak’, en la revista La Fotografía, que “fue un maestro en el retrato a contraluz, que nadie había cultivado hasta entonces con la elegancia que él lo hizo”.