diciembre 1, 2021
El tiempo
Sociedad

Écija acoge el primer encuentro sobre control y calidad del agua

La sede del Consorcio de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas Plan Écija ha acogido el primer Encuentro Monográfico Control y Calidad de las Aguas para Abastecimiento a las Poblaciones, organizado por la Asociación de Abastecimientos de Agua y Saneamientos (ASA) de Andalucía.

El encuentro ha reunido en la ciudad a más de 50 técnicos de administraciones públicas, empresas públicas y privadas gestoras del ciclo urbano del agua y profesionales vinculados con la calidad y potabilización de aguas destinadas al consumo humano.

Según ASA-Andalucía, “el control de calidad es una de las principales preocupaciones de las empresas en la gestión del ciclo integral del agua” y Andalucía es “la primera comunidad que aborda específicamente la problemática de los fitosanitarios en el agua de consumo”.

El encuentro celebrado en Écija surge como iniciativa del Grupo de Trabajo de Calidad del Agua que tiene establecido ASA-Andalucía, y con él se pretende contribuir desde la perspectiva del conocimiento y experiencias del propio sector, así como de la administración autonómica y local, no solo en la implantación y adecuación al marco normativo andaluz vigente, sino también, y muy especialmente, en el desarrollo de los instrumentos necesarios para conseguir un mejor acercamiento de los objetivos a la situación y características particulares de la gestión del servicio de abastecimiento de agua en Andalucía.

“De todos es sabido que el agua es uno de los recursos naturales fundamentales y puede ser considerada como un recurso renovable cuando se controla cuidadosamente su uso y tratamiento”, explica el portavoz y adjunto a la Presidencia de ASA-Andalucía, Antonio Jiménez, que añade que “la potabilización del agua es un grave problema que aqueja a cientos de habitantes tanto en zonas urbanas como en zonas rurales, que requiere soluciones si no fáciles sí eficaces y económicamente viables”.

Para ello, explica Jiménez, “se requiere encontrar la forma más conveniente de hacerlo tanto desde el punto de vista técnico como del económico, para obtener un agua de calidad y apta para uso y consumo humano. Afortunadamente, podemos afirmar que la práctica totalidad de las aguas para abastecimiento en Andalucía son aptas para el consumo”.