abril 18, 2019
El tiempo
Política

Una fachada de pega para proteger la imagen del centro

Un telón con la imagen de la fachada de la casa consistorial de Écija cubre la parte delantera del edificio, actualmente en obras para su rehabilitación. Es una medida presupuestada en 50.000 euros que financia la Junta de Andalucía al 100% con cargo a fondos de la UE (Feder), que asumió la Consejería de Obras Públicas en el anterior mandato municipal.

Tanto el anterior Gobierno local (PSOE) como el actual (PP) como el resto de partidos de la corporación municipal consideran la colocación de esta lona como “prioritaria para la imagen de la ciudad”.

La idea es cubrir la fachada del ayuntamiento que da a la emblemática plaza de España, el Salón, mientras duran las obras de su rehabilitación, con una imagen de la misma, para que el aspecto turístico y patrimonial del centro histórico no se vea deteriorado por la mala imagen del edificio en obras, que se encuentra apuntalado y rodeado de vallas protectoras.

Según varias fuentes, el proceso de restauración del Ayuntamiento de Écija puede dilatarse cerca de seis años, “y eso yendo rápido”. El proyecto ha pasado ya por múltiples filtros -incluida la aprobación por la comisión de patrimonio, dado el carácter patrimonial del edificio consistorial- y está a la espera de que se apruebe el proyecto de ejecución.

La última intervención que tuvo lugar en el edificio fue la arqueológica, que terminó hace más de un año y medio y se financió en su totalidad con cargo a los fondos anticrisis del Estado (FEIL). El siguiente paso, una vez se dé luz verde al proyecto de ejecución, será la licitación de las obras, que tienen un presupuesto que supera los cuatro millones de euros de los que el Ayuntamiento de Écija debe aportar 1,2 millones.

El Ayuntamiento de Écija, un edificio que empezó a construirse en el siglo XV pero al que se agregaron construcciones durante toda la segunda mitad del siglo XIX, se rehabilitará según el proyecto Ecijapac, del arquitecto sevillano José Antonio Carbajal Navarro, que ganó el concurso de ideas de la Junta para esta obra. La fachada neoclásica, perfectamente reconocible, y el salón de plenos, cubierto con un artesonado renacentista del siglo XVI, serán los únicos elementos actuales que se conservarán en el futuro edificio consistorial.