junio 26, 2019
El tiempo
Sociedad

Empleados de Fontasoto denuncian la situación de la empresa

La plantilla de la empresa ecijana Fontasoto no sabe a ciencia cierta para quién trabaja ni quién debe pagarles sus salarios. Los trabajadores se concentran cada día en la puerta de la empresa como forma de protesta por su situación: no tienen trabajo, aseguran que se les deben algunos meses de sueldo e ignoran qué va a pasar con la empresa.

El desplome de la construcción se ha llevado por delante a empresas como Fontasoto, dedicada a las instalaciones (fontanería, climatización, energía solar, gas…), que acusa la falta de obras. Pero en este caso se ha cruzado además la venta de la empresa a un grupo empresarial de Sevilla que ha planteado a los trabajadores el traslado a un nuevo centro de trabajo.

“Se nos dijo que nos había comprado otra empresa, que había perspectivas y que no habría problemas de cobro, que ellos se hacían responsables de todo”, explican los trabajadores, “pero no se ha hecho nada, ni se responde a los pagos ni la nueva empresa da señales de vida”.

Los trabajadores no saben a quién tienen que dirigirse ni casi para qué empresa trabajan. “El problema es que la nueva empresa dice que no quiere saber nada de nosotros, y los que han vendido dicen que ellos son trabajadores de la empresa a la que han vendido y que van a pedir la baja para cobrar su desempleo, y a nosotros nos dicen que denunciemos a la nueva empresa si tenemos que denunciar”, explican.

Se quejan los empleados de Fontasoto de que no han recibido muchas explicaciones y las que recibieron no se han cumplido. Y que hay trabajadores a los que se deben dos y tres meses de sueldo. “Prometieron que iban a pagar lo que quedaba por pagar, pero pasan los días y la gente no cobra”, denuncian.

De las instalaciones de Fontasoto en Écija se han llevado los coches de la empresa, según los trabajadores. “No nos ponen vehículos, ni hay obras a las que ir, queremos que se aclare nuestra situación y que, si tenemos que desplazarnos a la carretera de Utrera-Los Palacios, donde nos dicen que debemos ir, nos pongan unas condiciones, porque yo no voy a quitarme de mi sueldo el gasto del transporte”, dice un empleado.

El asunto está en manos de sindicatos y abogados, que temen un despido de toda la plantilla. Los trabajadores dicen que algo les avisaron. “Nos dijeron que a lo mejor había un expediente de regulación de empleo (ERE) porque había muchos trabajadores”. Pero lo más que recibieron los algo más de veinte empleados que tiene la firma fue una notificación de vacaciones, a primeros de mayo, no informada debidamente. “¿Cómo nos vamos a ir de vacaciones estando las obras en planta?”, preguntan. La propuesta fue “tumbada” por los sindicatos.

Los trabajadores van a seguir adelante con su sentada de protesta ante la empresa, pidiendo una solución, “y esperando que se aclare un poquito la cosa”.