octubre 22, 2019
El tiempo
Sociedad

Preocupación entre los inquilinos de Estatuto de Autonomía por la venta de las VPO

Vecinos e inquilinos de las viviendas sociales de la calle Estatuto de Autonomía, en la barriada de La Alcarrachela, confiesan sentirse preocupados y abandonados ante la subasta de sus viviendas, por la que una empresa inmobiliaria puja en la venta para pagar la deuda de la empresa municipal Sedesa.

Una empresa sevillana de compraventa de bienes inmobiliarios ha presentado una oferta por algo más de 1,4 millones de euros por esas 91 viviendas sociales, una oferta que supera en mucho los 25.000 euros ofertados por el Ayuntamiento de Écija en la misma puja.

A pesar de que el Gobierno local (PSOE) asegura que no se puede perder el carácter social de las viviendas, los inquilinos temen que cambien las condiciones del arrendamiento. El pasado martes, el alcalde de Écija, David García Ostos, y miembros de su equipo de gobierno se reunieron con los vecinos, algunos de los cuales aseguran estar ahora más preocupados que antes y se confiesan abandonados.

“Los vecinos estamos más preocupados que antes, porque no sabemos si [las viviendas] las han comprado o si no las han comprado… como lo tienen callado, callado”, se queja José Carmona, presidente de la Asociación de Vecinos de la calle Estatuto de Autonomía, que, además, denuncia que “aquí no hay quien haga nada por la barriada”.

Carmona se queja del abandono en que está el barrio, en el que “no tenemos luz en las cocheras, no tenemos luz en el patio… no tenemos nada”, asegura.

La última propuesta del Gobierno local es que la Junta de Andalucía adquiera las 91 viviendas, en la actualidad bajo proceso judicial para su venta para pagar las deudas de la empresa pública Sedesa, en proceso de liquidación, para así poder garantizar el carácter social de estos pisos donde viven personas con pocos recursos.