octubre 27, 2020
El tiempo
Sociedad

Unos quince policías locales vigilarán el desfile de Carnaval

Un dispositivo especial de diez agentes, más los turnos habituales de cada día, velará por la seguridad de los participantes en el desfile del Carnaval de Écija, que se celebra esta tarde a partir de las 17.00 horas.

El Ayuntamiento de Écija ha hecho especial hincapié en la prevención y prohibición de la venta y consumo de alcohol en menores, sobre todo. En concreto, los agentes municipales intervendrán en el inicio del desfile, en la Plaza de Colón, para evitar que se introduzcan bebidas alcohólicas en la cabalgata festiva.

En el desfile, la policía “hará alguna actuación”, anuncia el jefe de la Policía Local en funciones, Pascual Flores, que recuerda que “no se permite introducir bebidas alcohólicas, pudiendo ser intervenidas las mismas, puesto que está prohibido su consumo en la vía pública”.

Al respecto, el Ayuntamiento ha pedido a los comercios a que “tomen medidas” y no vendan alcohol a menores de edad, ni lo hagan “cuando tengan indicios fundados de que esa venta va destinada a menores de edad”.

“En la salida del desfile, en la Plaza de Colón, a las cinco de la tarde, se intentará hacer un filtro moderado sobre el acopio de bebidas alcohólicas en el interior del recorrido, a fin de evitar que se consuma, pudiendo llegar a la intervención de la mercancía”, insiste Flores.

También se vigilará el consumo de alcohol en la carpa que se va a abrir en el parque infantil para celebrar la fiesta del carnaval tras el desfile, y en la que no está permitido introducir ni vasos ni botellas de cristal. La previsión es que la fiesta en esa carpa empiece sobre las 23.30 horas y termine en torno a las dos de la mañana “si no hay excesiva molestia a los vecinos”, matiza el suboficial de policía.

El consistorio llama especialmente a “la concienciación y la colaboración” de los participantes en el desfile de Carnaval, “por el equilibrio justo entre pasarlo bien y otros tipos de actuaciones que nos llevan a comportamientos incívicos, peleas, cuestiones que no son edificantes cuando muchos de los participantes en la fiesta son menores de edad”, señala el concejal de Seguridad Ciudadana, José Antonio Rodríguez.

Ese tipo de conductas “son nefastas para la imagen de la ciudad y para la integridad y salud de los menores”, apunta el edil, que recuerda también que “las sanciones [por la venta de alcohol a menores] son lo suficientemente gravosas para que no se permita”.

“Que sepan que va a haber vigilancia y control de la policía”, avisa Rodríguez, que pide a los mayores que participen en la fiesta que “den ejemplo, para que no se vean espectáculos lamentables como menores en estado de embriaguez”.