noviembre 17, 2018
El tiempo
Sociedad

Piden cárcel para una trabajadora de Correos por tirar 268 cartas a la basura

Un jurado popular enjuiciará a partir del próximo día 10 de diciembre en la Audiencia Provincial de Sevilla a una trabajadora de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos que supuestamente arrojó 268 cartas a dos contenedores de basura situados en Écija, hechos por los que la Fiscalía reclama para la investigada 21 meses de cárcel.

La Audiencia Provincial de Sevilla acogerá el día 10 de diciembre la constitución del jurado popular y la presentación de las alegaciones previas por las partes personadas en este procedimiento, mientras que para el día siguiente está prevista la declaración de la acusada, de los testigos y de los peritos, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

En su escrito de conclusiones provisionales, el Ministerio Público pide para la acusada, a cuenta de un presunto delito de infidelidad en la custodia de documentos del artículo 413 del Código Penal, 21 meses de prisión, el pago de una multa de 2.400 euros y la inhabilitación especial para empleo o cargo público durante cuatro años.

La Fiscalía relata en su escrito que la encausada, que responde a las iniciales de M.V.R., fue contratada por Correos y tenía encomendada la función de repartidora de correspondencia para trabajar en el municipio de Écija en sustitución de un empleado titular de ese puesto que estaba de vacaciones. Así, formalizó un contrato laboral eventual desde el 1 hasta el 17 de agosto de 2016, siendo cesada el día 17 de ese mismo mes.

De este modo, el jefe de Equipo de la Unidad de Reparto de la Oficina de Correos de Écija le asignó el 8 de agosto de 2016 el reparto a realizar en la Sección 12 de dicha localidad, correspondiendo a la acusada engomar y atar los legajos, “haciendo un total a repartir de unos 700 envíos (entre 12 y 13 legajos)”, con fechas de admisión de los mismos entre los días 3 y 5 de agosto.

El Ministerio Fiscal asevera que la investigada, “lejos de cumplir con su obligación de custodia y reparto y con incumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo, se apoderó de, al menos, 268 envíos de correo ordinario (correspondientes a 4 legajos embarriados y engomados), y los arrojó a dos contenedores de basura” de una calle y una plaza de Écija, “no correspondiente ésta última con su zona de reparto”.

Al hilo de ello, el representante del Ministerio Público añade que las cartas fueron encontradas ese mismo día por una compañera de trabajo que se encontraba de vacaciones y por un vecino del municipio, quienes las entregaron “de inmediato” a la Policía Nacional.

Según la Fiscalía, todas las cartas encontradas se correspondían con correo ordinario, pertenecientes a la Sección 12, y estaban cerradas, “a excepción de dos de ellas, con claros signos de haber sido violentadas, y otra perteneciente a un envío procedente de Italia”.