septiembre 22, 2018
El tiempo
Comarca La Campana

Escolares de La Campana no acuden a clase por el mal estado del colegio

Los alumnos y alumnas del colegio público Bernardo Barco, de La Campana, no acudirán este martes a clase en protesta por el estado del centro escolar, que está lleno de grietas. Las familias de los escolares se niegan a iniciar así el nuevo curso.

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos San Nicolás ha tomado esta decisión “tras no cumplirse las promesas que desde la delegación territorial de Educación se comprometieron a realizar desde hace ya cuatro años”, aseguran en un comunicado.

El CEIP Bernardo Barco sufre unos daños estructurales que afectan al área de administración, a los baños y, “lo más preocupante, también se localizan en  las aulas donde acuden los niños y niñas a diario”, un problema que la asociación de madres y padres asegura haber puesto en conocimiento de la delegación territorial de Educación “en numerosas visitas” pero “todavía no se sabe nada del compromiso adquirido”, denuncian.

Las deficiencias denunciadas se han visto incrementadas en los últimos meses, afirman padres y madres de alumnos. “En  2014 se envió el primer escrito a delegación de Educación. Las instalaciones han sido visitadas por arquitectos que colocaron testigos para seguir la evolución de las grietas. Han ido aumentando su tamaño y apareciendo en sitios donde no había”.

La protesta de la asociación de madres y padres tiene el respaldo de la Feampa de Sevilla ‘Nueva Escuela’ y del Ayuntamiento de La Campana, cuyo alcalde, Manuel Fernández Oviedo, manifiesta que “es una falta de respeto para los niños y niñas de nuestro pueblo”. “Desde  2015 nos están diciendo  que el comienzo de las obras de mejora de las instalaciones sería inminente  y a día de hoy todavía no nos han traslado el progreso en la actuación”, denuncia el primer edil, que enfatiza que “los niños y las niñas de La Campana se merecen unas instalaciones de calidad”.

La asociación de padres y madres también apunta que se les informó desde la administración autonómica de la realización de un estudio geotécnico. “Esto fue en marzo de 2018”, recuerdan, “y todavía no hay noticias de este estudio previo”.

Los vecinos y vecinas aseguran que han llevado a cabo varias movilizaciones informativas antes de tomar esta decisión, cuyo objetivo es que estas carencias en el centro sean solucionadas para que sus hijos e hijas puedan continuar su educación en un colegio sin grietas.