agosto 2, 2021
El tiempo
Sociedad

Salud indemniza a la familia de un paciente fallecido

La Junta de Andalucía indemnizará con 134.207 euros a la familia de un paciente de 64 años de edad que falleció un día después de recibir el alta tras ser operado en el Hospital de Écija, en febrero de 2014.

Según informa Diario de Sevilla, la Consejería de Salud estima la reclamación de responsabilidad patrimonial presentada por la mujer y las dos hijas del fallecido. La resolución, firmada por el consejero Aquilino Alonso el pasado 10 de enero, agota la vía administrativa y concede la indemnización sin acudir a la justicia ordinaria.

Según el dictamen, el paciente fue intervenido en el Hospital de Écija el 13 de febrero de 2014. Recibió el alta poco antes de las 20.00 horas del 17 de febrero. Esa madrugada, fue atendido por el Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias del SAS “en su domicilio por presentar retención urinaria y temblores, practicándole un sondaje vesical y recomendándole control por su médico de Atención Primaria”. Al persistir el malestar general y comenzar a tener fiebre, la familia se puso en contacto con el cirujano que le operó y éste les indicó que acudieran a Urgencias del Hospital de Écija, donde ingresó a las nueve de la mañana del 18 de febrero.

Tras las pruebas, se detectó que habían saltado los puntos de sutura y una peritonitis. Fue trasladado en ambulancia convencional al Hospital de la Merced de Osuna. Allí fue intervenido con carácter urgente e ingresó en la UCI. El paciente falleció a las 22.45 de ese día aquejado de “un síndrome de fallo multiorgánico secundario a peritonitis”.

La familia interpuso una reclamación, que fue estimada parcialmente por la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Bajo Guadalquivir, de la que depende el Hospital de Écija, pero su propuesta de resolución fue rechazada por el Consejo Consultivo en su preceptivo dictamen.

La Consejería de Salud finalmente endureció el baremo aplicado basándose en el criterio del Consultivo y en el informe elaborado por la Subdirección de Inspección de Servicios Sanitarios considera que “precipitada” el alta médica en la tarde del lunes 17 de febrero.

“A resultas de una mala práctica en la intervención, falta de celo y rigor clínico necesario en su evolución postoperatoria, y siendo a su vez dado de alta de forma prematura, sufrió una complicación quirúrgica relativamente frecuente en este tipo de cirugía, pero perfectamente afrontable”, relatan los servicios de inspección, que también critican que no fuera trasladado a Osuna en una UVI móvil, sino “en un medio inoportuno para su situación”.