octubre 27, 2020
El tiempo
Política

La deuda viva del Ayuntamiento bajó en 2015 en 2,6 millones

La deuda del Ayuntamiento de Écija con los bancos a 31 de diciembre de 2015 superaba por poco los 49,14 millones, 2,6 millones menos que al cierre de 2014. Según el Ministerio de Economía y Hacienda, la deuda bancaria supone el 139,22% del presupuesto municipal que ascendía a algo menos de 35,3 millones para el año 2015.

Es la primera vez que la deuda viva del consistorio baja de cincuenta millones, cifra que superó ampliamente en 2013. Según datos de la deuda municipal facilitados por el Ministerio de Economía, el consistorio debía a los bancos a 31 de diciembre de 2015 6,9 millones menos que en 2013, cuando la deuda viva alcanzó su máximo histórico de 56,05 millones.

Con respecto a la cantidad que se debía a los bancos a 31 de diciembre de 2012, 45,05 millones, la deuda viva municipal ha subido en algo más de cuatro millones. Si se mira más atrás, a 31 de diciembre de 2011, la deuda viva del Ayuntamiento de Écija era de 29,8 millones, lo que supone que la deuda ha crecido en más de 19 millones desde entonces.

Ese nivel de endeudamiento coloca a Écija en el puesto 336 del ranking de municipios con base en la deuda por habitante que, al cierre del pasado ejercicio, era de 1.218,77 euros por cada vecino de la ciudad.

Una de las causas de que la deuda se disparara desde 2012 es el plan de pago a proveedores que el Gobierno central puso a disposición de los municipios, que ha disparado la deuda financiera de los consistorios.

La deuda viva no es todo lo que deben los ayuntamientos. El concepto de deuda viva contempla sólo las deudas con cajas y bancos relativas a créditos financieros, valores de renta fija y préstamos o créditos transferidos a terceros, excluyéndose, por tanto, la deuda comercial y las facturas pendientes de pago.

El Ministerio de Hacienda indica que la mejora en las cuentas públicas es una consecuencia de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que ha elevado el control sobre los municipios. Los ayuntamientos tienen el objetivo de cerrar el ejercicio en equilibrio, ya que la legislación vigente limita el margen de maniobra y obliga a destinar la mayor parte del superávit a amortizar deuda.