noviembre 29, 2021
El tiempo
Sociedad

Sombra y Luz reclama apoyo en la lucha contra las adicciones

Con motivo del 26 de junio, Día Internacional de Lucha contra el Uso Indebido y el tráfico ilícito de drogas, la Federación Andaluza Enlace, en la que se encuentra integrada la Asociación Ecijana de Drogodependencia y SIDA Sombra y Luz, ha hecho balance de los últimos diez años en materia de drogodependencias.

Enlace alerta de la “injustificable bajada presupuestaria en un periodo de aumento de la demanda de atención” y reclama de las administraciones públicas un mayor apoyo a la labor de las asociaciones de atención a personas con adicciones.

En palabras de Antonio Escobar, presidente de Enlace, “entre 2006 y 2014, el número de personas que han accedido a tratamiento en los centros públicos de atención ha sufrido un incremento del 21,50%, mientras el presupuesto del Plan Andaluz sobre Drogas se ha visto reducido entre 2006 y 2015 un 17,34%”.

“Si atendemos a la parte del presupuesto de drogodependencias destinada a “Entidades Colaboradoras”, esta bajada es aún mayor (del 83%), afectando gravemente a los servicios de prevención y tratamiento prestados por las entidades sin ánimo de lucro”, señala Enlace.

“Las asociaciones estamos desbordadas y asfixiadas”, afirma Escobar. En las más de 100 entidades federadas en Enlace, éstas han atendido a cerca de 9.000 personas en 2014 sin contar los programas de prevención (25% mujeres), frente a las 5.857 personas atendidas en 2005. Se trata de un incremento de casi el 54% en 10 años, incremento que las asociaciones han ido abordando con muchísimas dificultades y precariedad laboral.

Desde Sombra y Luz se pide “que se reconozca la labor que realizamos todas las asociaciones de drogodependencia y para ello pedimos el apoyo de la administración pública”. A su vez, la Federación Andaluza teme las consecuencias que las últimas reformas de la Ley de Seguridad Ciudadana y del Código Penal van a tener para el colectivo de personas que atienden.

En palabras de Antonio Escobar, “estas reformas afectan gravemente a nuestro movimiento asociativo en todo lo tocante a derechos como el de libertad de expresión y de libre información o el de manifestación, pero también complicará la situación de muchas de las personas que acuden en demanda de apoyo a nuestras asociaciones”. Según Enlace, la nueva Ley de Seguridad Ciudadana “se ensaña” con las personas consumidoras de drogas y con las que tienen menos recursos, aumentando las conductas prohibidas e incrementando los castigos. La multa mínima para las infracciones por tenencia o consumo aumentan a partir del 1 de julio hasta los 601 euros, 1,5 veces los 400 euros con los que tienen que salir adelante muchas familias con todos sus miembros desempleados.