enero 19, 2022
El tiempo
Sociedad

Afianzan la torre dañada por un rayo antes de empezar a repararla

Técnicos municipales se afanan en asegurar la torre de Las Gemelas dañada el pasado martes por un rayo. Desde el jueves se está afianzando el campanario con cinchas de sujeción, una tarea previa al posterior tapado de grietas y al macizado de vanos y huecos abiertos por el rayo que impactó en la torre.

“Estamos fajando la torre y parece que puede aguantar”, señala el arqueólogo municipal, Sergio García-Dils, que se mostraba bastante pesimista tras la primera inspección de la torre, la tarde del martes, tras el impacto del rayo y una vez comprobada la pérdida de material que provocó la descarga, sobre todo en el cuerpo superior de la torre izquierda de Las Gemelas.

“Eso sí, hemos tenido que desmontar innumerables ladrillos y molduras”, matiza García-Dils, que, junto con el resto de técnicos municipales, ha colocado una media docena de eslingas de poliamida de nylon – como la de la foto – para sujetar la torre, de la que han sido ya retirados los nidos de cigüeña y numerosos elementos móviles y pesados, los que aconsejaron los técnicos de la Junta que debían eliminarse para aliviar de peso la dañada estructura de la torre.

Las cinchas de sujeción colocadas por los técnicos municipales son similares a las que llevan los camiones y barcos para sujetar la carga, explica el arqueólogo municipal, y están colocadas en todo el campanario. “Son una faja para evitar que se abran las grietas, y una solución provisional para evitar que se nos venga la torre encima”, explica García-Dils.

Una vez concluyan estas tareas de sujeción será el momento de que intervengan los albañiles para compactar la torre dañada. La principal preocupación del equipo de gobierno es garantizar la estabilidad de la torre agrietada y desterrar por completo el riesgo de derrumbe en el edificio para que vuelvan a sus hogares los vecinos desalojados.