agosto 19, 2019
El tiempo
20 Líneas

¡¡Disidentes!!

No tengo claro si el Primero de Mayo debe ser una jornada festiva o un día para la reivindicación. Pero sí que, tal y como están las cosas, el Día Internacional del Trabajo es una oportunidad para llamar la atención sobre las llamadas clases populares y transmitir una imagen de unión y fortaleza. De poder, en suma.

Es evidente que juntando a menos de cien personas no se consigue eso. Tampoco haciendo un llamamiento desde un batiburrillo de siglas para terminar leyendo un manifiesto sin ninguna referencia local. Por seguir con las evidencias, está claro que haciendo siempre lo mismo es absurdo esperar un resultado diferente.

Me acordaba este Primero de Mayo de algo que leí allá por 2008: “La izquierda no piensa, no actúa, no arriesga ni una pizca”. No lo dijo la CEOE; lo escribió José Saramago. Y algo de eso hay. La izquierda se mira permanentemente el ombligo porque no parece haber entendido que, en el actual tiempo de crisis, debe aspirar a representar a la mayoría… porque es la mayoría de la gente la que está sufriendo la crisis.

Sin embargo, en lugar de trabajar por conseguir que la mayoría social se identifique con ella, por convertirse en un instrumento en manos de la gente para el ejercicio de la función pública, la izquierda se enmaraña en sus luchas internas – al estilo de las del Frente Popular de Judea, el Frente Popular del Pueblo Judío o el Frente Judaico Popular – sin entender que sus peleítas le dan igual a la gente.

Estaría bueno que a estas alturas le intentase yo dirigir su opción de voto, señora. El mío sí lo tengo claro: votaré al Frente Popular de Judea. El resto… ¡¡disidentes!!