diciembre 1, 2021
El tiempo
Sociedad

Condecoran a tres policías locales por el rescate en Vitalia

El Ayuntamiento de Écija va a conceder la Medalla de Oro de la ciudad a tres policías por su actuación en el incendio de la residencia de ancianos Vitalia en 2012. En el siniestro falleció un anciano, pero la actuación de los agentes “evitó mayores desgracias de las ya producidas”, según el consistorio.

La condecoración de los tres policías locales será propuesta al pleno de mañana jueves y está respaldada por un informe de la Jefatura de Policía Municipal del 5 de noviembre de 2012 y el atestado policial con lo sucedido la noche del incendio, la del 2 de noviembre de 2012.

Esa noche, pasadas las 23.00 horas, un fuego supuestamente ocasionado por una colilla mal apagada provocó el incendio del ala derecha de la residencia de ancianos y la muerte de uno de los residentes, F.A.R.A., de 83 años. Ese fallecimiento dio lugar a una denuncia y posterior actuación judicial “ya archivada”, según la propuesta municipal a pleno.

Cuatro agentes municipales que patrullaban a esa hora por la barriada de La Alcarrachela, donde se ubica el geriátrico, fueron los primeros en llegar y los que entraron en el edificio para tratar de sofocar el fuego y evacuar a los ancianos. Posteriormente, se les unieron otros seis municipales y agentes de la Policía Nacional y bomberos.

En concreto, los policías a los que se entregará la Medalla de Oro son Miguel Pérez García, Juan Manuel Cano Rivero y José Ángel Nogales Guillén, “por la profesionalidad demostrada en su intervención” en el incendio del asilo “por cuanto su diligente actuación evitó mayores desgracias”. Otros siete agentes municipales y los cuerpos de Bomberos, Policía Nacional y ambulancias recibirán también la felicitación pública y el agradecimiento de la corporación municipal.

Cinco de los policías municipales y varios agentes de la Policía Nacional necesitaron atención médica en el hospital San Sebastián por inhalación de humo y otros recibieron los primeros auxilios en el lugar del siniestro tras ayudar a desalojar toda el ala afectada, “alrededor de 20 ó 30 personas”.

Uno de los agentes que intervino en el siniestro contaba días después a Écija Al Día que entraron en la planta incendiada “sin ver nada por la gran cantidad de humo y sin luz, y tapándonos la nariz y boca con el polo del uniforme” para evacuar a los ancianos, algunos de los cuales “seguían durmiendo mientras eran evacuados en brazos o en sillas de ruedas”.