diciembre 9, 2019
El tiempo
20 Líneas

Alegría contenida

Mira que son raros los titulares que leemos últimamente. El ministro de Interior diciendo que las vallas con cuchillas de Melilla son “un elemento pasivo de disuasión, no agresivo”; sindicalistas facturando una barra libre como curso de formación; la niña de la Pantoja embarazada…

Todo muy loco, no me digan que no. Pero la que más me ha gustado a mí es una muy nuestra. Muy de aquí, como las tortas de manteca, las torres o las farolas apagadas: la de nuestro alcalde diciendo que Écija “está hoy un poquito mejor que hace dos años y medio”. Que antes de llegar él a la alcaldía, se sobreentiende.

No sé qué factores ha medido y comparado nuestro primer edil para decir lo que ha dicho. También es verdad que ha dicho Écija, así en general y en abstracto, y no los ecijanos. Tampoco yo me he parado a comparar mucho, pero esa valoración va contra la intuición ¿no les parece? Quiero decir que me da la impresión que tampoco va tan bien la cosa, ya ven ustedes.

O a lo mejor sí, vaya usted a saber. Porque igual me quedo corto, pero me parece a mí que ante ese optimismo gubernamental sólo caben dos opciones: o resignación o protesta. Lo digo porque tampoco se ve ni se oye a nadie protestar ¿no?

Así que, como mínimo, la cosa va tan bien como en mayo de 2011. O igual de mal. Lo que no termino de entender es que, si la cosa va a mejor, cómo es que no estamos todos celebrándolo, con fuegos artificiales por las esquinas y congas en la cola del paro. Será que somos de contener la alegría.