mayo 15, 2021
El tiempo
Sociedad

Fomento llevará al juzgado los daños en las VPO de Pinichi

La Consejería de Fomento y Vivienda estudia llevar al juzgado a las empresas que dejaron sin reparar los defectos en las viviendas protegidas de la Ronda de la Paz y Pinichi. El arreglo de estas 57 viviendas se adjudica este verano, tras sacarlo a licitación la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA).

EPSA como promotora y por responsabilidad solidaria, aunque asegura que no es causante de los defectos constructivos, acordó a finales de 2010 con la comunidad de propietarios reparar los daños que sufren las viviendas, siempre que no fueran consecuencia de la falta de mantenimiento, y los propietarios cedían a cambio a la empresa pública las acciones que pudieran corresponderle contra los responsables de la ejecución de la obra, lo que ha permitido iniciar un proceso judicial de reclamación contra la constructora, informa la Junta.

Las 57 VPO de la Roda de la Paz y de Pinichi fueron construidas entre septiembre de 2003 y abril de 2005 por la unión temporal de empresas (UTE) formada por las empresas Jubuconsa, Garasa y Dizu, y su coste ascendió a 2,7 millones de euros. Se trata de un solo edificio con cinco portales, en el que se distribuyen las viviendas en bajo más dos plantas, con sótano para garajes vinculados.

La Junta de Andalucía constata que, “tras la terminación en 2005 del edificio, se detectaron patologías constructivas”, como “grietas en el interior y fachadas”. “Con la reparación estamos dando respuesta a una demanda vecinal justa, expresada por personas que llevan años sufriendo una situación muy complicada, y a los que la administración está obligada a atender debidamente”, ha señalado la delegada de Fomento y Vivienda en Sevilla, Granada Santos.

Tras detectar estos fallos, EPSA reclamó a la constructora la reparación de dichas patologías, “pero ésta se negó a hacerlo”, según ha explicado la delegada, de manera que la reparación fue contratada con otra empresa. Sin embargo, Santos asegura que “una vez entregadas las llaves, se recibieron reclamaciones de los propietarios de las viviendas por nuevas patologías”, como “fisuras en puntos concretos de la losa de cimentación y el cerramiento de una de las fachadas”.