octubre 21, 2021
El tiempo
Política

Diálogo de sordos sobre la deuda de Écija con Isla Redonda

La protesta de los vecinos de la entidad local autónoma (ELA) de Isla Redonda ha provocado el retraso del pleno de la corporación de Écija de abril en casi media hora y un agrio enfrentamiento entre representantes del Ayuntamiento ecijano y del de la ELA, definido por el alcalde de esta última como “un diálogo entre sordos”.

Los alcaldes de Écija, Ricardo Gil-Toresano (PP), y de Isla Redonda, Luis Cejas (PSOE) (de espaldas y con chaleco reflectante, en la foto) han mantenido un encuentro informal en la puerta del salón de plenos, del que ha salido el único compromiso de mantener una nueva reunión la semana que viene.

Por lo demás, según Cejas, el alcalde de Écija, Ricardo Gil-Toresano (PP), le ha reprochado “las formas” de reclamar el dinero que el Ayuntamiento ecijano le debe desde hace prácticamente un año y medio a Isla Redonda y que “no le llamara para interesarme por las inundaciones de Écija”.

“¿Y cuáles son las formas?”, se pregunta Cejas, que ha criticado a su vez que el concejal de Hacienda y Urbanismo, Rafael Serrano (PP), le ha negado el saludo, una versión corroborada por testigos de la reunión. Sobre el supuesto desinterés del gobierno de la ELA acerca de las inundaciones de Écija, el alcalde de Isla Redonda afirma que “yo mismo llamé para avisar cómo venía el Genil, siento que Écija se inundará, claro, en Isla Redonda también se inundaron tres casas”.

“No quiero que me cuenten más historias, quiero un compromiso de pago” de las transferencias comprometidas, “a seis meses si no puede ser a tres”. “Los proveedores ya no nos quieren atender, Endesa nos va a cortar la luz. Estamos con el agua al cuello”, ha manifestado Cejas, que ha pedido a Gil-Toresano que en la próxima reunión sobre este asunto “no estemos ni yo ni Rafael Serrano”, porque opina que “el diálogo está roto”.

El PP culpa a la Junta. El Gobierno local de Écija, por su parte, culpa del impago de la deuda a la Junta de Andalucía, “que nos debe cuatro millones”. “Hay que decir que les debemos el 2% de lo que la Junta nos debe a nosotros, así que estas medidas de presión corresponde tomarlas ante la Junta”, reprocha Rafael Serrano.

“Es más una cuestión de la Junta”, abunda en el mismo argumento el alcalde ecijano, Ricardo Gil-Toresano, que reconoce que “no hemos pagado porque no hemos podido, hoy nos iban a cortar la luz y hay trabajadores que aún no han cobrado el mes de marzo”.

Además, Gil-Toresano justifica el retraso en que el Ayuntamiento de Écija ha tenido que hacer frente en marzo a gastos imprevistos por las inundaciones, aunque el consistorio dejó de pagar a finales de 2011. Por su parte, Cejas considera ese argumento “una excusa, porque me consta que la Junta no ha pagado el último mes, y también nos debe la transferencia del dinero del Estado”.