mayo 15, 2021
El tiempo
Sociedad

Multitudinario adiós a Petra entre muestras de condena al crimen

La iglesia mayor de Santa Cruz se ha quedado pequeña para acoger a todas las personas que han querido acompañar a la familia de Petra M.M., la  mujer asesinada el pasado lunes presuntamente a manos de su marido, Antonio L.G., en el que es el primer crimen de violencia machista cometido este año en Andalucía.

No sólo la iglesia estaba repleta. También la plaza de Nuestra Señora del Valle, vulgarmente conocida como la de Santa Cruz, estaba repleta de personas a las que la persistente lluvia no ha disuadido de acudir al sepelio de su vecina tan trágicamente fallecida.

El funeral ha sido oficiado por el arcipreste de Écija, Ángel del Marco. Ha sido una ceremonia ligera, rápida, de respeto hacia el dolor de los familiares más cercanos de Petra. A la salida del féretro de la iglesia, las más de mil personas que, según fuentes policiales, se habían congregado en la plaza de Santa Cruz, han ovacionado hasta en dos ocasiones el ataúd que contenía los restos mortales de la mujer.

Por otro lado, durante toda la jornada del martes se han ido desarrollando concentraciones de repulsa al crimen, tanto en Écija como en Sevilla. En la ciudad astigitana, a la lectura del manifiesto de condena de la violencia machista en la plaza de España, el Salón, se ha unido otra a las puertas del centro de salud Virgen del Valle, donde se han concentrado trabajadores del centro y usuarios del mismo, a las 12.00 horas, “como repulsa al acto de violencia de género que ocurrió ayer y para expresar nuestra condolencia y apoyo a la familia de Petra”, relata Salvador Jiménez Ortega, director del centro sanitario.

Por su parte, la Diputación de Sevilla ha condenado el crimen y ha mostrado su repulsa con cinco minutos de silencio (en la foto) en recuerdo a “la primera mujer fallecida por violencia de género en la provincia de Sevilla en lo que va de 2013”.

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, ha manifestado que ‘los recursos y servicios de prevención y atención dirigidos a las víctimas de este tipo de violencia no se activan hasta que no media una denuncia por parte de las mujeres’, aludiendo al hecho de que en esta ocasión sí se produjo la denuncia en el año 2005, pero que posteriormente fue retirada por la víctima’. Por eso, ha insistido el mandatario provincial, es ‘vital’ mantener la denuncia y ponerse en manos de los profesionales.