mayo 11, 2021
El tiempo
Sociedad

Más de 300 efectivos trabajan para limpiar las calles inundadas

Vecinos de Écija han trabajado todo el día para achicar agua y retirar todo el lodo de viviendas, garajes y negocios tras las inundaciones sufridas este martes a consecuencia del desbordamiento por las lluvias del arroyo Argamasilla y del río Genil.

Junto a los vecinos, retirando el lodo en las calles y ayudando a desaguar casas y cocheras, un dispositivo de más de 320 personas, entre ellos 120 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), junto con 26 policías nacionales, cinco patrullas de la policía local, once bomberos, 108 voluntarios de Protección Civil, 90 operarios municipales, 50 trabajadores de la empresa responsable de la limpieza de las calles, 13 del Infoca, dos de la empresa de abastecimiento de aguas y 4 del Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA).

Más difícil que limpiar las calles y casas inundadas va a ser borrar la indignación y el hartazgo de los vecinos que han sufrido dos inundaciones en prácticamente 72 horas. Los afectados aseguran sentirse mal, víctimas de una historia demasiadas veces repetida.

“Una vez más mirando el río sin dormir, todo vacío y para qué”, se pregunta entre sollozos una vecina de la calle La Puente, que descarga su indignación con los políticos, “que mucho en los despachos, pero mancharse de barro nadie, y además en una cosa que se podía haber evitado, porque esto debería haberse arreglado hace dos años”. La impotencia queda patente en las preguntas sin respuesta de los vecinos. “¿Cuándo se ha visto esto, con cuatro gotas que han caído?”, interrogan.

Otros tratan de buscar la explicación en que “todavía no está terminada la derivación del arroyo”. Pero eso no borra la indignación. “Ahora otra vez a limpiar máquinas, a limpiar el local y hay muebles y enseres que no se han salvado, se han estropeado, no esperábamos que el arroyo iba a tirar tanta agua”, afirma otro vecino del Puente.

Hay quien habla de protestar, “como ciudadanos, sin siglas políticas”, y a quienes lo que les preocupa ahora es ayudar a que los afectados salgan cuanto antes de la situación, “al menos un poquito, en lo que se puede”, repartiendo material para tapar las puertas de las casas, o llevando comida y agua a las personas que limpian calles y casas.