mayo 25, 2022
El tiempo
Cultura

Un libro reivindica la figura de la creadora de los bizcochos marroquíes

La Asociación Cultural Ecijana Martín de Roa tiene previsto presentar el próximo 26 de marzo, en la iglesia de Santa Florentina de Écija, el libro ‘La Marquesa de Valdetorres y los bizcochos Marroquíes. Dulces de clausura de Écija’, la nueva obra de los historiadores ecijanos Marina Martín Ojeda y Gerardo García León, en cuya edición colaboran el Ayuntamiento de Écija y la Diputación de Sevilla.

El libro reivindica la figura histórica de la Marquesa de Valdetorres. Es una monografía que reconstruye y documenta la biografía de Mónica Garnica y Córdoba, marquesa de Valdetorres (Cádiz, 1699 – Écija, 1772), los avatares que la llevaron a ingresar en el convento de Las Marroquíes y numerosas referencias inéditas sobre la historia de los famosos bizcochos del mismo nombre que han llegado a nuestros días.

El libro describe también el proceso mediante el que las monjas dominicas del también ecijano convento de Santa Florentina se convirtieron en continuadoras de la fabricación del tradicional bizcocho, tras el cierre del obrador concepcionista, en 2014.

La obra se complementa con un detallado recorrido por la rica y variada repostería conventual ecijana, glosando las otras exquisitas especialidades reposteras que aún se elaboran en los conventos de Santa Florentina, Santa Inés del Valle y Santísima Trinidad y Purísima Concepción, antiguo de las Marroquíes y regentado, desde 2018, por las Peregrinas de la Eucaristía, congregación religiosa de origen colombiano.

“Del obrador de los conventos femeninos ecijanos han salido y siguen saliendo a día de hoy auténticas joyas pasteleras, elaboradas por las delicadas y pacientes manos de sus religiosas”, señala la Asociación Martín de Roa en un comunicado, en el que destaca, “por antigüedad y exquisitez, los bizcochos Marroquíes, cuyo origen se viene atribuyendo tradicionalmente a sor Mónica de Jesús, monja concepcionista franciscana que ingresó a mediados del siglo XVIII en el convento de la Santísima Trinidad y Purísima Concepción de Écija”.

Esta religiosa singular ostentó el título de marquesa de Valdetorres, “si bien su noble linaje no ha impedido que cayera injustamente en el olvido de genealogistas clásicos y modernos”, concluye el comunicado de Martín de Roa.