diciembre 11, 2019
El tiempo
Sociedad

Ven “indicios razonables” de homicidio imprudente en la muerte en la montería

La familia del menor fallecido de manera accidental por un disparo en una montería celebrada el pasada mes de enero en una finca en el término municipal de Guillena ve “indicios razonables” de que ha habido un posible homicidio imprudente.

El juez de Instrucción número 16 de Sevilla, que investiga la muerte de un niño de Écija de cuatro años alcanzado de manera accidental por un disparo en una montería en el término municipal de Guillena, ha tomado declaración como testigos este viernes al padre, tío y abuelo del menor.

La abogada de la familia, Rosario Serrano, ha manifestado que “queda claro que hay más que indicios razonables de que nos encontramos ante un delito de homicidio imprudente”. La letrada ha explicado que está “claro” que el niño y los familiares “no se movieron de su puesto”, esto “no es motivo de discusión”.

“Queda claro que la acusación continúa porque hay más que indicios razonables de que nos encontramos en un delito de homicidio imprudente”, ha afirmado la abogada. La letrada apunta, entre otros indicios, a las “imprudencias cometidas por el cazador autor del disparo” como la salida del puesto donde se encontraba, el número uno; tirar “sin identificar a donde tiraba” o girarse 90 grados antes de tirar. “Una serie de imprudencias con el desgraciado resultado de muerte”, ha añadido.

La abogada, para quien “no es verdad” que el acusado no supiera que había un niño en la montería, ha explicado a los medios que se está a la espera de conocer los resultados de las diligencias de pruebas sobre la seguridad en la organización de la montería.

“No descartamos, si encontramos alguna irregularidad, ampliar la acusación a posibles agentes que participaron en la organización de la misma”, ha apostillado, si bien ha indicado que “en principio todo apunta a que [la montería] estaba bien organizada”, hay que esperar los resultados de las diligencias y peritajes de las fuerzas actuantes.

De otro lado, Carlos Martín López, abogado del acusado, ha explicado a los medios que están previstas las declaraciones como testigos del organizador de la montería, los postores que llevan a los participantes a sus puestos y los rehaleros, “testigos importantes” y que “ilustrarían al magistrado y a las partes”.

Sobre la actuación de su cliente, Martín López ha señalado que este se va a hacia atrás “unos metros, dos o tres, no 25”, donde se entiende que “es prácticamente su puesto”, cuyo plástico que lo identifica se encontraba en un camino de cortafuegos, donde comenzaba la ladera hacia abajo, ladera que la acusación señala que hacía imposible que el disparo impactase en el niño si no fuera porque el acusado se salió del puesto.

Para la defensa es “prematuro” afirmar “con tanta rotundidad”, porque “no se conoce”, si el acusado estaba “fuera o no” del puesto y “mucho menos la distancia”. “Dudamos que esté fuera”, ha insistido. Con respecto a la seguridad existente en la organización de la montería y las medidas de seguridad comunicada a los participantes en la misma, el abogado de la defensa ha manifestado que “no hubo por parte de la organización medidas comunicadas por lo declarado este viernes”.

El letrado defensor ha explicado que la Guardia Civil está realizando pruebas periciales y diligencias ampliatorias para esclarecer las causas de la muerte del menor. Entre estas diligencias se encuentran una prueba balística, otra sobre el tipo de arma que usó el cazador investigado y el alcance de la misma, y se va a hacer una pericial sobre la finca “donde ocurre el desgraciadísimo accidente”.

“Por ley tiene que haber 150 metros entre puestos y si, como intuyo, desde donde dispara mi cliente y el puesto hay 150 metros, es imposible que le impacte el disparo al niño”, ha asegurado el abogado defensor a los medios.

Por último, ha indicado que lo que se va a ver en este procedimiento penal es si la actuación del cazador investigado es “negligente y si es grave, porque si no es grave esto se escapa de un procedimiento penal y podíamos estar en uno civil”.