octubre 24, 2021
El tiempo
Sociedad

Mercaderes acampan para conseguir un puesto en el mercadillo

Unos nueve mercaderes ambulantes llevan desde el pasado miércoles acampados en la puerta del edificio de la Empresa Municipal de Urbanismo (EMU) en el barrio de La Alcarrachela, y otros tantos montan guardia ante el mercado de abastos para solicitar un puesto en el mercadillo ambulante.

Los acampados buscan ser los primeros en la lista para conseguir alguna de las vacantes que quedan en el mercadillo. El plazo de solicitud se abre a las 8.00 horas del lunes 4 de mayo, y las plazas libres se entregan por riguroso orden de inscripción, por lo que los interesados guardan cola.

“Aquí hay gente de Jaén, de Baena, de Sevilla y de muchos sitios”, explica Miguel Ángel Valderrama, vendedor ambulante de Écija, que se queja de que “esta no es forma de tenernos aquí, es tercermundista”. Valderrama explica que el plazo para conseguir un puesto para vender en el mercadillo “se abre una vez al año, y los que venimos a solicitarlo ahora no lo lograremos hasta el año que viene, porque ahora se les puede asignar a los que lo pidieron el año pasado”, señala.

Este vendedor es uno de los acampados ante Urbanismo y duda que pueda conseguir un puesto “después de haber hecho el esfuerzo, porque hay que ser de los primeros, yo soy el noveno y no creo que queden nueve vacantes”, afirma, aunque también confía en “que caiga la breva y alguno de los que entre ahora suelte el puesto a lo largo del año, renuncie y corra la lista”, aunque tampoco entiende que se abra el registro en el mercado y en Urbanismo “porque eso supone que se van a duplicar los puestos de llegada de las solicitudes”.

Este mercader ambulante opina que el mercadillo podría ampliarse ocupando la nueva calle construida para la pasada Feria de Septiembre, y sumar alrededor de 20 puestos más a los más de 150 que hay a la venta en el recinto de La Alcarrachela. Sin embargo, el Gobierno local (PP-PA) ha argumentado en varias ocasiones que la ampliación no es posible por la supuesta competencia que la venta ambulante supone para el comercio tradicional.