enero 19, 2022
El tiempo
Cultura

Todo un pueblo detrás del Señor del Altozano

Los sofocantes 30 grados de la tarde del Miércoles Santo no han disuadido a los ecijanos de acompañar al Cristo de la Salud. El Señor de San Gil sigue siendo, por devoción y fidelidad, el Señor de Écija.

Unos 850 nazarenos entre los tres pasos, según la hermandad de San Gil, y un número incontable de personas alumbrando en acción de gracias al Cristo de la Salud han acompañado a los tres pasos de la cofradía.

Desde mucho antes de la hora de salida de las hermandad – las 18.30 horas -, el Altozano se ha visto inundado de público que no quería perderse la procesión del Señor de Écija. Una miríada de personas, chicos y grandes, han desfilado detrás de la cruz de guía de San Gil, alumbrando el camino a los titulares de la hermandad, en señal de promesa o de pago por un favor recibido.

Esa cera de devoción es tan larga que, a las 19.05 horas, cuando la hermandad pedía la venia para entrar en la Carrera Oficial, esperaba paciente a la entrada en la Plaza del Salón desde Jesús Sin Soga y por toda la calle Emilio Castelar, hasta la cuesta de la calle Cadenas por la que los tres pasos de la hermandad, La Coronación de Espinas, el Cristo de la Salud y la Virgen de los Dolores, bajan y bailan en el momento de hacer la ‘revirá’ antes de enfilas los ‘balcones largos’.

Hoy es el turno de las hermandades de Confalón y la Sangre. Ambas salen a las 19.30 horas. La primera se recrea en su barrio de Cañato y en su paso ante el Palacio de Benamejí; mientras que la Sangre paseará al Cristo de los Gitanos por el barrio de San Agustín.