noviembre 28, 2021
El tiempo
Política

El alcalde teme que el adelanto electoral retrase el desvío del arroyo

El alcalde de Écija, Ricardo Gil-Toresano (PP), asegura que el adelanto de las elecciones autonómicas al próximo 22 de marzo va a retrasar la finalización de las obras de desvío del arroyo Argamasilla, “una obra fundamental de la que estamos pendientes los ecijanos y ecijanas”.

Para el regidor astigitano, la decisión de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, de adelantar las elecciones autonómicas “puede tener consecuencias bastante negativas para Écija”. “Lo más importante para mí como alcalde y por interés de los ecijanos y ecijanas es que una obra fundamental de la que estamos pendientes, que es el desvío del arroyo Argamasilla, estoy seguro que va a sufrir un nuevo retraso con este cambio”, afirma.

“Lo digo por experiencias anteriores, porque el simple hecho de haber cambiado en el pasado al consejero de Medio Ambiente, Luis Planas, para mí un magnífico consejero, supuso el retraso de las obras del arroyo”, argumenta Gil-Toresano.

“Mucho me temo que esta convocatoria electoral va a suponer otra vez un retraso importante de estas obras”, afirma el alcalde de Écija, que augura que la administración andaluza “va a estar a partir de ya absolutamente paralizada, y si unimos a esto las siguientes elecciones municipales, me temo que una obra que debería estar acabada ya, va a durar bastante más”.

Gil-Toresano calcula que el desvío del arroyo Argamasilla – una obra pensada para evitar las inundaciones de la ciudad y que debía estar terminado a finales del año pasado, según la Consejería de Medio Ambiente – podría haberse terminado “un un par de meses o tres”.

“La señora Díaz nunca ha visitado Écija como Presidenta de la Junta, me imagino que vendrá ahora a pedir el voto”, ironiza el alcalde ecijano, que afirma que “si viene, intentaré hablar con ella como alcalde para pedirle de la forma más humilde posible que esa obra esté acabada cuanto antes, porque ya está bien que Écija siga pendiente del peligro de las lluvias cuando caen cuatro gotas”.

Según el primer edil, aún queda por terminar de revestir el túnel, “una parte fundamental de la obra”, enfatiza Gil-Toresano, y que un informe municipal emitido hace siete meses consideraba “la actividad más crítica para el cumplimiento del plazo final”. “Solo para la ejecución del revestimiento del túnel se estima una duración de 6 meses”, señalaba ese informe en julio del año pasado.