diciembre 5, 2021
El tiempo
Cultura

Diez años del proyecto de hotel en el Palacio de Peñaflor

El vicepresidente de Amigos de Écija, Juan Méndez Varo, ha denunciado el estado de abandono en que se encuentra el Palacio de Peñaflor, justo cuando están a punto de cumplirse diez años del primer intento de adjudicar las obras para la conversión del emblemático monumento en un hotel de lujo.

Recuerda Méndez Varo que, el 30 de septiembre de 2004, el pleno de la corporación declaró desierto el concurso para adjudicar las obras. El año anterior, 2003, se inició el desalojo de las distintas entidades que utilizaban el palacio como sede: la biblioteca municipal,  la comisión local de patrimonio histórico,  la propia asociación de Amigos de Écija, la Real Academia Luis Vélez de Guevara y otras, tras anunciar el Ayuntamiento la rehabilitación del palacio para uso hotelero.

Las obras se adjudican finalmente en abril de 2005 a la empresa Villa Turística de Serón, S.L., “y en el pleno de 30 de marzo de 2006 se aprueba el proyecto de obras”, recuerda Méndez Varo. “A pesar de estar catalogado como Monumento Nacional, el palacio fue objeto de un intento para ser convertido en hotel”, critica el vicepresidente de Amigos de Écija, un proyecto iniciado por el último equipo de gobierno andalucista y continuado después por una coalición PSOE e IU y por los socialistas en solitario.

“Durante el transcurso de las obras ocurren una serie de despropósitos que acaban en el Juzgado de Primera Instancia, incluso en  la emblemática fachada se colocaron uno andamios abarcando toda la extensión de los populares balcones, andamios que provocaron daños en la fachada”, señala Méndez Varo.

Suspendido el proyecto, el palacio de los balcones largos “se encuentra en la actualidad abandonado y en ruina, sujeto a un preocupante deterioro”. “Y es más: durante el transcurso de las obras del aparcamiento de la plaza mayor, el singular Palacio de Peñaflor, catalogado como Monumento Nacional, fue utilizado por la empresa adjudicataria de almacén y cochera de maquinarias”, denuncia.

A todo eso, Méndez Varo añade “el  grave  expolio que ha sufrido el palacio en relación a su  patrimonio mueble”. El último inventario  llevado a cabo por el Ayuntamiento de Écija entre noviembre de 2010 y febrero de 2011, cotejado con los datos del de 2006 revela que “faltan  muchos enseres que formaban parte del ajuar de Peñaflor”, lo que supone “un grave atentado a la historia de nuestra ciudad al tratarse de piezas únicas y muchas de ellas de un valor incalculable y  que viene a demostrar el estado de abandono en el que se encuentra el principal exponente del barroco civil andaluz”.