diciembre 5, 2021
El tiempo
Política

El Ayuntamiento cobrará 300 euros por los cajeros automáticos

El Ayuntamiento de Écija va a cobrar 300 euros a los bancos que tienen un cajero automático en su fachada. Está previsto que la nueva tasa, que nace de una propuesta de IU, se apruebe en el pleno de julio, junto con la ordenanza reguladora de la misma, que será aprobada de manera provisional.

La tasa ha sido bautizada como Tasa por Aprovechamiento Especial del Dominio Público Local con Cajeros Automáticos de Entidades Bancarias y Financieras. Toma como referencia el valor que tendría en el mercado la utilidad derivada de dicha autorización y utiliza el valor catastral de los inmuebles en cuya fachada se encuentran los cajeros para fijar el precio.

Para ello, se ha estimado que cada cajero ocupa una superficie de 1,5 metros cuadrados. Se han señalado cinco cajeros, todos exteriores, de diferentes entidades bancarias, en inmuebles cuyo valor catastral oscila entre los 477,83 y 895,46 euros el metro cuadrado y cuya utilidad estimada va desde los 716,75 a los 1.343,19 euros.

La propuesta está respaldada por informes de la Intervención Municipal que recuerdan que el Tribunal Supremo da vía libre a los municipios para recaudar a cajas y bancos por la utilización privativa del espacio público con cajeros. Una vez sea aprobada por el pleno, la nueva tasa deberá estar expuesta durante treinta días para poder presentar alegaciones, tras lo que volverá al pleno para su resolución.

La idea de cobrar a los bancos y cajas por colocar cajeros automáticos en las fachadas la planteó en noviembre del año pasado el Grupo municipal de IU, que la defendía como una fórmula de hacer pagar a los bancos “por su uso de las fachadas de los edificios, según los metros”.

“En esta época de crisis hay que buscar medios para incrementar las arcas municipales”, explicaba entonces la concejala de IU, Dolores Rodríguez, que apoyaba su propuesta de nueva tasa en una sentencia de febrero de 2009 del Tribunal Supremo “que avala estas ordenanzas”. “Ya que los bancos ahorran personal con los cajeros automáticos, debían pagar una tasa municipal como hacen otros establecimientos públicos”, razonaba Rodríguez.