mayo 12, 2021
El tiempo
Sociedad

Un desfase en el registro impidió avisar de la tumba rota

Una descoordinación entre la base de datos de la oficina del cementerio municipal y el registro del camposanto impidió avisar a la familia Casado Cuenca del destrozo en la lápida de la tumba de su propiedad en el cementerio de Écija.

Según fuentes municipales, en el registro del camposanto, la tumba en el Patio Virgen del Valle, en el número 2 del sector 6 consta como “de familia desconocida”. Sin embargo, los datos consultados por Écija Al Día en el registro municipal en el patio de la plaza de abastos recogen que el sepulcro roto pertenece en propiedad hasta mayo de 2039 al marido de Ángeles Casado, la mujer que ha denunciado el destrozo.

En el mismo registro constan los datos de los propietarios y su domicilio en Málaga. Sin embargo, al detectar la fractura de la lápida, los trabajadores municipales debieron consultar los datos en el ordenador del camposanto y encontraron que la tumba era de propietario desconocido, interpretan las mismas fuentes.

“Todo parece indicar que se ha debido a un error informático”, lamenta el viceportavoz municipal del PP, Carlos Onetti, “y a la desconexión entre lo registrado en una base de datos y otra”.