mayo 13, 2021
El tiempo
Sociedad

Denuncia graves daños en la tumba propiedad de su familia

En estas fechas son muchos los ecijanos que se acercan al cementerio de la ciudad para limpiar los nichos y tumbas de sus familiares. Algunos vuelven a Écija desde sus lugares de residencia. Ese es el caso de Ángeles Casado, una ecijana que vive en Málaga, y que ha encontrado rota la lápida de la tumba de su familia.

Ángeles Casado (en la foto, ante la tumba destrozada) ha denunciado lo sucedido en el Ayuntamiento de Écija. Casado ha visitado el cementerio astigitano para adecentar el sepulcro de sus familiares y se ha encontrado con la sepultura rota y con las explicaciones del personal del cementerio de que “esto lleva así varios meses”, según el testimonio de la mujer.

La tumba la adquirió en propiedad la familia de Ángeles Casado hace 83 años. “La compró mi abuela el 10 de octubre de 1930 y en ella están enterrados ella, mi abuelo y sus hijos”, relata, bastante contrariada por que nadie la haya avisado de lo ocurrido “más aún si ha pasado hace meses, como me han dicho en el cementerio”.

La tumba está en el Patio Virgen del Valle, en el número 2 del sector 6 del camposanto. En el Ayuntamiento de Écija constan todos los datos de sus propietarios y que está adquirido en propiedad hasta mayo de 2039 a nombre del marido de Ángeles Casado, que se muestra molesta por las pocas explicaciones que asegura haber recibido por lo sucedido.

“Si he tenido que pagar por el enterramiento ¿nadie me puede avisar de un incidente?”, se queja, además de criticar la falta de mantenimiento que, a su juicio, evidencia la rotura de la lápida. “No es deterioro, más bien parece un acto vandálico”, opina, aunque afirma que funcionarios municipales le han asegurado que lo ocurrido puede deberse “a que la tierra del cementerio es arcillosa”.

Casado ha denunciado en el Ayuntamiento lo ocurrido en la tumba de su familia y afirma que otro nicho de una familiar, su abuela, tiene un avispero y no ha podido limpiarlo. La mujer se muestra preocupada ahora por que las previsibles lluvias del invierno acentúen el deterioro de la tumba familiar.