mayo 13, 2021
El tiempo
Cultura

Un curso para bioarqueólogos desentierra la Écija del siglo XII

Un total de 30 personas, entre profesores y alumnos, han participado en la excavación de restos de la Écija almohade en el futuro parque arqueológico del Picadero. Se trata de parte de las prácticas del Curso de Bioarqueología que se celebra en la ciudad desde el pasado lunes y hasta el 18 de julio.

En el curso se estudian técnicas y practicas en la excavación de restos bioarqueológicos. Se trata de un encuentro de profesionales en la materia a nivel nacional organizado por la Asociación Profesional de Bioarqueología y por el Ayuntamiento de Écija, que trata de “aportar las bases y técnicas adecuadas a la excavación, tratamiento y extracción de los restos bioarqueológicos”.

Los profesionales de esta materia insisten mucho en el término y en que no debe confundirse con la arqueología a secas. “Aquí hay implicada gente que se dedica a la biología, otros a la antropología social y otras disciplinas”, explica Sergio García-Dils, arqueólogo municipal y uno de los artífices de este curso.

Las  clases  constan  de  una  parte teórica  y  otra  práctica sobre  la materia explicada, fomentando el debate y primando “las dudas del alumnado sobre los temas tratados”. Las excavaciones en la necrópolis del Picadero son parte de las prácticas del curso.

En estas se han desenterrado restos de la Écija del siglo XII, la época de la dominación almohade de la ciudad. Se trata del momento histórico en que, según los expertos, existió en la zona del Picadero un alcázar árabe.

El curso se completa con conferencias sobre estrategias de muestreo para análisis, de arqueozoología y estudio de restos óseos animales, y sobre técnicas forenses aplicadas a los enterramientos de la Guerra Civil y la posguerra, además de una sobre el valor de la recuperación correcta de restos antropológicos con el ejemplo práctico de la colección arqueológica del Salón.