septiembre 19, 2020
El tiempo
Cultura

Patrimonio local en venta

La crisis económica no perdona ni al patrimonio histórico. La casa palacio en que vivió el industrial ecijano Juan Nepomuceno Díaz Custodio, un palacio del siglo XVIII en el número 36 de la calle La Calzada, se oferta por un millón de euros. Es la segunda vivienda puesta en venta tras la que perteneció a José Giles y Rubio.

El inmueble, con vistas a la popular plazuela de Colón, perteneció a Díaz Custodio y actualmente a sus descendientes, la familia Moreno de los Ríos, según los informes del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH). Desde hace días, la placa que data la fachada y recuerda a su ilustre propietario convive con un cartel algo más prosaico que anuncia su venta.

En su oferta, el vendedor detalla las características típicas de cualquier inmueble (la casa tiene ocho dormitorios, cinco baños, un aseo y casi mil metros construidos sobre una parcela de 768) y que se trata de una “casa señorial sevillana” en “la ciudad histórica de Écija” que, dice el vendedor, “es, dentro de la provincia de Sevilla, la que mejor conserva la construcción urbana del siglo XVIII”.

Hoy, esas construcciones urbanas se venden ante la imposibilidad de afrontar el coste del mantenimiento de casas solariegas como la de Díaz Custodio, cuya fachada “se conserva original así como su cubierta a dos aguas con teja árabe”, destaca el vendedor, que también subraya “el hermoso patio de dos cuerpos porticado sobre columnas con capiteles de castañuelas”, detalles todos entresacados del inventario de arquitectura nobiliaria de Écija del Centro de Documentación y Estudios del IAPH.

Un pionero de la fotografía. Juan Nepomuceno Díaz Custodio (Écija, 1875-1965), licenciado en Derecho y profesor de Física, es recordado por sus dos pasiones: la electricidad y la fotografía. Su padre y su tío materno fueron concesionarios del servicio de alumbrado público en Écija, y Díaz Custodio puso sus conocimientos de electricidad al servicio de esta empresa. Además, su afición por la fotografía le llevó a crear un archivo gráfico de gran interés histórico que recoge la Écija de principios del siglo XX.