julio 25, 2024
El tiempo
Comarca

El Ayuntamiento de Écija coloca badenes reductores de velocidad en el Camino del Físico

El Ayuntamiento de Écija colocará badenes para reducir la velocidad de los vehículos que transiten por el Camino del Físico. También ha pedido a la Policía Local y a la Guardia Civil que intensifique la vigilancia en esa zona para impedir que se superen los 30 kilómetros por hora.

La medida busca evitar que la circulación a altas velocidades levante polvo, algo que ha provocado quejas vecinales de las personas residentes cerca del Camino del Físico, acondicionado hace unas semanas como vía alternativa y voluntaria de comunicación entre Écija y Cañada Rosal.

El concejal de Agricultura y Medio Ambiente, Carlos Onetti, apunta a los vehículos que circulan a gran velocidad como los causantes de la polvareda de la que se quejan residentes, y añade que el Ayuntamiento “ya había tomado medidas” para evitarlo, “como colocar señales de circular a no más de 30 kilómetros por hora y prohibir el acceso a camiones de gran tonelaje”.

También se regaba el camino de manera habitual para impedir que se levantara polvo, según Onetti, algo que reconoce que no ha funcionado porque “siguen esas altas velocidades que levantan esa polvareda”.

“Vamos a seguir tomando medias al respecto”, ha anunciado el también portavoz del PP, que ha anunciado que ha pedido a la Policía Local y a la Guardia Civil que intensifique la vigilancia de la circulación en el Camino del Físico, “en el sentido de que se reduzca la velocidad. Y vamos a dar un paso más”, añade Onetti, “vamos a colocar badenes para intentar que se aminore la marcha”.

Esos elementos se van a colocar “en los primeros 250 metros aproximadamente, que es donde se provoca esa polvareda”, dice el edil del PP, que añade que se van a colocar asimismo señales de tráfico “para avisar de esos badenes e intentar que no se superen los 30 kilómetros por hora” en el Camino del Físico.

“Lamentamos que hayamos tenido que arreglar el camino precisamente por los baches que tenía y ahora tengamos que ponerle badenes”, se queja Onetti, “porque hay que ser incívicos, ya que lo único que pedimos es reducir la velocidad en ese tramo de 300 metros de llegada a Écija o de Écija a Cañada, para poder convivir tanto el que necesita acercarse hasta Cañada como los residentes cerca del camino”.