agosto 19, 2019
El tiempo
Cultura

El Museo Arqueológico custodiará y restaurará el busto romano recuperado en Écija

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, ha presentado este miércoles el busto romano del emperador Adriano, una pieza “única y excepcional” que será custodiada y restaurada por el Museo Arqueológico de Sevilla.

En rueda de prensa, la consejera, acompañada por la directora del museo, María Soledad Gil de los Reyes, y el delegado de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez, ha agradecido la labor de la Guardia Civil cuyo Equipo de Patrimonio incautó la pieza que se encontraba en una finca privada de Écija.

Sobre la pieza en cuestión, Del Pozo ha explicado que se trata de una obra arqueológica “excepcional” con “fuertes lazos a nuestra tierra” dado que el busto representa al emperador Adriano, natural de Itálica, en sus primeros años de reinado.

Pese a que continúa bajo depósito judicial, el museo se ha encargado de la limpieza manual del barro y de las tierras adheridas que presentaba, a la espera de que se pueda realizar una intervención exhaustiva por parte de los restauradores del Arqueológico, que se centrará en una limpieza mecánica superficial y la eliminación de las concreciones mediante la limpieza química en medio húmedo, todo ello para su “completa restauración y consolidación”.

Una vez que finalice este proceso, el busto será expuesto al público. La pieza viene a sumar el “papel patrimonial” que el museo posee, ha dicho Del Pozo, quien ha elogiado el personal “altamente cualificado” que trabajará la pieza. Así, ha destacado que el busto “vuelve a su casa”, por lo que es un día “importante” donde “gana nuestro patrimonio e historia”.

Por su parte, la directora del museo ha valorado que el busto se encuentra en un buen estado de conservación, presentando únicamente como erosión importante la rotura de la nariz. Asimismo, ha elogiado la calidad del mármol que, según ha estimado, su procedencia no es hispánica por lo que se podría tratar de un objeto de conservación.

Centrándose en la pieza, María Soledad Gil ha comentado que se trata del busto romano de un varón en traje militar con coraza de parada. Con 75 centímetros de alto y 70 de ancho, la obra, por su fisionomía e iconografía, se identifica con el emperador Publio Aelio Adriano, que sucedió a Trajano en el año 117 d.C.

En este sentido, la experta ha señalado que en todo el mundo se conservan algo más de 130 bustos similares, estando ahora custodiada en el museo sevillano cuyos técnicos determinaron su autenticidad y la adscripción cronológica de la pieza.

Igualmente, las primeras estimaciones apuntan a que el busto habría alcanzado un alto precio en el mercado negro o en el ámbito de las subastas, pudiendo superar los 500.000 euros. A este respecto, la consejera ha aplaudido su valor “excepcional” añadiendo que la pieza “no tiene precio”.