octubre 21, 2020
El tiempo
Sociedad

Unas 350 viviendas alegales de Écija podrían regularizar su situación

En Écija existen alrededor de 350 viviendas en asentamientos fuera de ordenación que podrían acogerse al decreto autonómico que busca impulsar su regularización urbanística. Las viviendas en esta situación de alegalidad se encuentran repartidas en cuatro zonas: Isla del Vicario, El Villar, Huertas del Valle y Huertas de San Antón.

En septiembre de 2013, el Ayuntamiento de Écija corrigió el avance del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) que remitió el año anterior a la Junta de Andalucía para regularizar los hábitats diseminados, previa a la aprobación definitiva del planeamiento y para que esos asentamientos pudieran recibir calificación urbanística en el PGOU.

Según ese avance urbanístico, Écija tiene en torno a 350 viviendas irregulares repartidas en cuatro zonas, informa SER Andalucía Centro, que explica que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio plantea con la nueva normativa la posibilidad de regularizar estas viviendas fuera de ordenación.

Entre los requisitos que tienen que cumplir estas edificaciones está el de adaptarse a la normativa de habitabilidad que rige el casco urbano de Écija, además de que sus propietarios abonen una tasa municipal que oscila entre los 4.000 y los 5.000 euros. Además, la licencia de estas viviendas no debe estar prescrita, por lo que debe haber sido registrada no más tarde del año 2010.

En noviembre de 2012, la corporación astigitana, entonces presidida por Ricardo Gil-Toresano (PP), aprobó una ordenanza municipal para la identificación y delimitación de los asentamientos urbanísticos y del hábitat rural diseminado para regular el régimen de las edificaciones y asentamientos en suelo no urbanizable. De esta forma iniciaba la regularización de las edificaciones fuera de ordenación urbanística de acuerdo con la normativa autonómica.

En concreto, se buscaba facilitar el registro previa tramitación de todas las viviendas, naves y granjas anteriores a 1975 en los hábitats rurales diseminados de El Villar del Marco, Isla del Vicario, Huertas del Valle y Huertas de San Antón que, si no pueden obtener licencia, sí pueden ser inscritos y transmitirse.

De esta forma, se cumplía con una iniciativa de la Junta de Andalucía, de febrero de 2011, que sugería la fórmula de Asimilado a Fuera de Ordenación (AFO) para dar respuesta al problema de las urbanizaciones ilegales. Una docena de viviendas construidas en suelo rústico en el término municipal de Écija pidieron entonces su inscripción como AFO.