diciembre 5, 2021
El tiempo
Cultura

El Ayuntamiento restaura la emblemática fuente del Matadero

El Ayuntamiento de Écija va a recuperar varias fuentes históricas de la ciudad, empezando por el emblemático surtidor del Matadero, la Fuente Nueva y siguiendo con la de la cuesta de San Gil, la de Puerta Cerrada y la del popular barrio de Cañato.

La iniciativa de recuperar las fuentes históricas parte de la asociación cultural Amigos de Écija que la Concejalía de Participación Ciudadana ha hecho suya, según la responsable de este departamento, Silvia Heredia (PP), que explica que la restauración de estos elementos se lleva a cabo con personal contratado a través del Plan Emple@30+, de la Junta de Andalucía.

En concreto, para estas actuaciones se ha contratado a tres personas, una restauradora y dos canteras, “que se van a dedicar entre otras cosas a dejar en perfectas condiciones una de las fuentes más emblemáticas de la ciudad y uno de nuestros rincones más conocidos, la fuente del Matadero, nuestra Fuente Nueva, recuperarla para los ecijanos y que luzca de la mejor de las maneras”, enfatiza Heredia.

“No va a ser solamente esta fuente, también se está actuando en la de la cuesta de San Gil y vamos a ir a otros rincones de la ciudad, muy queridos, como el barrio de Cañato, o a restaurar la fuente de Puerta Cerrada y todo lo que nos vaya dando tiempo, porque este programa tiene una duración limitada de seis meses”, explica la concejala popular.

En la fuente del Matadero, los trabajos iniciados son de análisis del estado actual de la construcción, datada a finales del siglo XVII. “Hemos hecho un poco una toma de contacto con la fuente, para ver los daños y el tipo de tratamiento que necesita y marcar las pautas de trabajo”, explica la restauradora, María Jesús Zayas, que indica que los principales daños están sobre todo en las pinturas de la fuente, según Zayas, “atacadas por microorganismos y que presentan mucha falta de la capa pictórica, que tiene muchísimas lagunas”.

Apunta la restauradora que también se va a actuar en consolidar la estructura, eliminando los microorganismos que la afectan “con la idea de que los daños se puedan ir liquidando y, sobre todo, consolidando la pintura”. “Vamos a eliminar los líquenes que afectan muchísimo a todos los aglutinantes del mortero y puede provocar daños incluso a más largo plazo”, señala.

La fuente del Matadero está datada en 1695, durante el reinado de Carlos II, según los expertos, y atestigua “una obra de consideración en las atarjeas y conductos desde la fuente de los Cristianos” en la época de los Austrias. Está formada por un pilón sencillo, adosado a la pared y con dos salideros para el agua. En el frontal tiene una placa adosada alusiva a su construcción y todo ello culmina en un remate de reminiscencias clásicas, con un tímpano curvo y varios escudos heráldicos, entre ellos el emblemático sol que moteja a Écija.