mayo 14, 2021
El tiempo
Política

El Ayuntamiento de Écija debe a los bancos 45 millones de euros

El Ayuntamiento de Écija debe a los bancos 45 millones de euros, más de 15,2 millones más que hace un año. Según el Ministerio de Economía y Hacienda, la ‘deuda viva’ a 31 de diciembre de 2012 ha aumentado un 51% con respecto a 2011, que se cerró en 29,8 millones de euros.

Los créditos que el consistorio tuvo que firmar en 2012, forzado por el Gobierno central para pagar las facturas pendientes con empresas y proveedores, han elevado la deuda bancaria, que equivale a más de 1.100 euros por cada habitante; hace un año, cada ecijano debía 732,72 euros a los bancos.

Desde 2009, la deuda vida del Ayuntamiento había ido bajando. El consistorio ecijano ha pasado de tener una deuda con entidades financieras o de crédito por debajo de 30 millones a superar los 40, y de rebajar de forma paulatina esa deuda financiera (en cerca de medio millón en 2010 y en más de 1,1 millones en 2011) a dispararse en más del doble en el último año.

Otra cuestión es el porcentaje que esa deuda representa con respecto al presupuesto municipal. Este no ha dejado de crecer. Del 66,2% de 2008 (con un presupuesto de 38,2 millones) se pasó al 79,9% de 2009 (con un presupuesto de 39,3 millones). Los 30,9 millones de 2010 supusieron 79% del presupuesto municipal, que ese año fue de 39,1 millones de euros.

La rebaja de las previsiones presupuestarias en cuatro millones para 2011 elevó el porcentaje que representa la deuda viva hasta el 85,2%. Con el plan de proveedores, y con un presupuesto de 31,36 millones, lo que se debe a los bancos supone un 143,5% del presupuesto del Ayuntamiento.

Con estos números, y excluida Sevilla capital, Écija es la segunda ciudad de la provincia en deuda viva, sólo por debajo de Alcalá de Guadaíra, que debe más de 85 millones a los bancos.

La deuda viva no es todo lo que deben los ayuntamientos. El concepto de deuda viva contempla sólo las deudas con cajas y bancos relativas a créditos financieros, valores de renta fija y préstamos o créditos transferidos a terceros. En esta deuda no se incluyen pagos pendientes con otras administraciones o con Hacienda y Seguridad Social, ni las facturas que se hayan podido generar y no pagar desde diciembre de 2011, hasta donde abarcó ese primer plan de pago a proveedores para los ayuntamientos.