diciembre 9, 2019
El tiempo
Sociedad

El nuevo hospital ya puede recibir la licencia de primera ocupación

El nuevo centro hospitalario de alta resolución y especialidades (chare) de Écija ya ha cumplido los requisitos para recibir la licencia de primera ocupación. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha resuelto modificar el estudio de impacto ambiental solicitado el pasado mes de septiembre, que cambia en parte la declaración de impacto ambiental de noviembre de 2007.

La resolución se refiere sobre todo a los niveles de ruido del centro sanitario. Con ella, la construcción y adaptación del nuevo chare ya tiene todos los parabienes para recibir la licencia correspondiente, según el concejal de Gestión del Espacio Urbano, Sergio Gómez. “Se ha trabajado desde el primer momento en todo lo que tenía que ver con la apertura del hospital”, señala el edil.

El pasado mes de septiembre, el Ayuntamiento de Écija remitió a la Consejería de Medio Ambiente un estudio de adecuación de medidas acústicas correctoras sobre la obra ejecutada en el hospital, en el que concluía que no era necesario instalar un muro opaco perimetral a la parcela, con una altura mínima de 2,2 metros, con vistas a eliminar ruidos externos al edificio del hospital, como estaba previsto en la primera declaración de impacto ambiental de 2007.

El estudio acústico ahora remitido demuestra como innecesario ese muro ya que, una vez terminada la obra y construido el edificio, los movimientos de terreno “han propiciado que surjan pantallas naturales que protegen al hospital de los niveles de inmisión procedentes de las vías circundantes”.

Además, la resolución reconoce que la instalación de la pantalla acústica en la autovía A-4 “ha mejorado significativamente los niveles de ruido que se preveían” y “se demuestra que es imprescindible para mantener el objetivo de calidad acústica necesario para la actividad sanitaria en la zona”.

“Las áreas puntuales donde los niveles de ruido son ligeramente superiores a los límites reglamentarios se localizan alejadas de la fachada de la edificación sanitaria, concretamente en la zona interior del aparcamiento, de circulación interna de vehículos, y en el helipuerto, zonas todas ellas que entendemos prescindibles de su estricto cumplimiento, y en aras de la mejora del servicio sanitario”, señala la resolución de la Consejería de Medio Ambiente.