septiembre 24, 2021
El tiempo
Política

Inquilinos de las 91 VPO de Estatuto de Autonomía piden a la Junta que rectifique

Las familias inquilinas de las viviendas sociales de la calle Estatuto de Autonomía, adquiridas por un fondo de inversión privado en la subasta para pagar las deudas de la extinta empresa municipal Sedesa, tiene previsto concentrarse el próximo 7 de septiembre ante el Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Con este acto de protesta, los vecinos y vecinas afectados por el cambio de titularidad de sus viviendas, quieren exigir a la Junta “que rectifique para garantizar la titularidad pública de nuestras viviendas, y dé tranquilidad” a las 91 familias de Estatuto de Autonomía.

En concreto, las familias afectadas reclaman a la Consejería de Fomento que admita el recurso de alzada presentado por el Ayuntamiento de Écija y dé marcha atrás en su decisión de no ejercitar el derecho preferente de compra que tiene la administración autonómica sobre la venta de estas VPO.

A pesar de que en octubre de 2019 adquirió el compromiso de garantizar la titularidad pública de las viviendas sociales afectadas por la subasta de bienes de Sedesa, la Consejería de Fomento ha renunciado a ejercer el derecho de retracto alegando que se ha pasado el plazo legal de dos meses que tiene para hacerlo.

Las familias afectadas creen que la Junta “todavía puede rectificar. Mientras tanto, vamos a continuar movilizándonos como hemos hecho hasta ahora, y queremos pedir a la sociedad ecijana que nos apoye como ha venido haciendo hasta la fecha”, enfatiza Carmen Ruiz Naranjo, una de las vecinas de Estatuto de Autonomía.

“Somos víctimas de la quiebra de Sedesa, no responsables”, enfatiza Ruiz Naranjo, que recuerda que los inquilinos de la promoción de vivienda social afectada son personas en riesgo de exclusión social, “con muy difícil acceso al mercado de vivienda, y nos vemos muchos de nosotros en la calle”.

Los vecinos y vecinas tienen previsto poner autobuses gratis para acudir a San Telmo, y piden “a los ecijanos y ecijanas que puedan que nos acompañen, porque estas viviendas no son nuestras, sino de todos los ecijanos, son patrimonio de todos y de todas y no podemos consentir que se malvendan a un fondo privado de Madrid para enriquecer a sus inversores a costa del esfuerzo de nuestro pueblo”.