julio 16, 2024
El tiempo
Semana Santa

SENCILLAMENTE

¿Quién ha dicho que saber lucir la sencillez no es la belleza más rica, excelsa, sublime y admirable? La madre, discreta y humilde en su constante estar a diario al pie de la cruz. En sus entrelazadas manos se desprende un repeluco de mutismo atronador. Puerta del cielo, estando el mismo cielo en tu bendito rostro: letanizando en tu mirada absoluta que interpela. Viernes de chirridos de soga cimbreándose en el arrastrado abismo. De nostalgias no vividas y añoranzas de lo que ya pasó. Herencia para los necesitados del imperio de su paz.

Y esa fe que demuestra, es el único aval de María.

Nuestra madre más sencilla,

en la luz de los espejos

nos devuelve los reflejos

de una niña sin mancilla.

Ella, siembra la semilla

como un grano de mostaza,

que guía el camino y traza

para un Jesús ya sin soga.

Su amor, todo el miedo ahoga,

y su fe, por siempre abraza.

 

Fotografía: Nío Gómez

Texto: Javier Fernández Franco