abril 23, 2024
El tiempo
Semana Santa

LA ZANCADA DE DIOS

Su muerte, entre la noche y el día, es la vida que nos encontramos cuando lo estamos perdiendo. Pan de la primera Eucaristía de todos los tiempos a paso racheado. El Nazareno muestra en su rostro todo el frío de la madrugada con los ojos húmedos por el gélido recuerdo de las lealtades traicionadas. Íntimo traslado para el profundo corazón de la vida. Geografía de la historia tatuada en las cerámicas, para el semblante sereno del Nazareno que se desgasta en su mirada. Espanto de belleza sublime con ese amarillento esparto que entrelaza el pulso de esta amanecida. Y, en vez de ser el fin, es únicamente el inicio de un nuevo comienzo.

Silencio. El amor siempre gana.

Es la zancada de Dios

la que llega de San Juan

envuelta en el negro ruan

por la grandeza de Vos.

El más noble, de entre nos,

desde la noche ecijana

a la altísima mañana

nos va curando de amor.

Bendícenos, oh Señor,

en esta tierra mariana.

 

Fotografía: Nío Gómez

Texto: Javier Fernández Franco