julio 19, 2024
El tiempo
Cultura

Amigos de Écija traslada al Teatro sus Premios en Defensa del Patrimonio

Amigos de Écija ha organizado para el 16 de febrero la edición XXIV de sus Premios en Defensa del Patrimonio Histórico Artístico, que anualmente entrega la asociación y que reconoce con los populares ‘Soles’, las actuaciones arquitectónicas del último año y que respetan el entorno histórico artístico.

La edición XXIV de los Premios de Amigos de Écija será el primer gran evento organizado por la nueva junta directiva de la asociación, elegida el pasado mes de noviembre. En la misma, se entregarán, además de los cinco ‘Soles’, otras tantas menciones a personas, entidades e iniciativas que aportan riqueza al patrimonio local.

La principal novedad del acto de entrega de premios es que pasa a ser una gala, que se desarrollará en el Teatro Municipal de Écija, en lugar de en el tradicional salón de actos del Palacio de Benamejí.

Durante esta gala se hará entrega de los ‘Soles’ y las menciones y habrá una actuación musical de Los del Valle, el grupo ecijano de sevillanas de los años 80 del pasado siglo, a los que la asociación quiere hacer una mención especial al celebrarse en 2024 el cuarenta aniversario de la salida al mercado de su primer disco. También intervendrá el Coro de Cámara Polymnia, con una revisión del Himno de Écija realizada por Miguel Aguilar.

Las cinco intervenciones arquitectónicas premiadas por Amigos de Écija este año son la rehabilitación del Mirador de los Marqueses de Peñaflor; la de una vivienda unifamiliar en la calle Santa Ángela de la Cruz; una obra de nueva planta en la calle Arcipreste Aparicio (antiguo Mesón El Gallego); otra para vivienda plurifamiliar en la calle José Herráinz Caraballo; y una vivienda unifamiliar en la calle San Juan Bosco, junto a Fuente Nueva.

Las menciones, como ya adelantó Écija Al Día, son para la trayectoria de la archivera municipal, Marina Martín Ojeda; para el trabajo de Rafael Cano Rodríguez al frente de su imprenta; a Antonio Siria González, a título póstumo, por sus numerosos estudios y publicaciones sobre Écija; a la restauración del Cristo de la Exaltación en la Cruz de la Hermandad de la Piedad; y al  libro ‘Tomás Beviá Aranda, el rojo que tenía la hostia blanca’, de Ceferino Aguilera.