abril 23, 2024
El tiempo
Política

Écija recupera el Mirador de Peñaflor con más de 640.000 euros de la Diputación

El presidente de la Diputación de Sevilla, Javier Fernández, y la alcaldesa de Écija, Silvia Heredia, han inaugurado el Mirador de los Marqueses de Peñaflor tras una inversión provincial de 642.432 euros del Plan Contigo. La rehabilitación y reforma del Mirador ha tenido como objetivo albergar la sede de la Oficina de Turismo y dependencias municipales.

El presidente Fernández ha expresado que “este edificio viene a demostrar que Écija no es un pueblo grande, sino que Écija es un gran pueblo, que no es lo mismo. Un pueblo grande se obtiene con gente. Y un gran pueblo es aquel que tiene muchos valores, principios y capacidad de mirar a su historia para ponerla en valor desde las costumbres, desde las raíces, sus tradiciones y desde la recuperación de su historia como estáis haciendo hoy con este Mirador, y que tiene también la capacidad mirar al futuro y buscar oportunidades”.

“Écija hoy por hoy es uno de los municipios con mayor proyección que hay en la provincia de Sevilla por su ubicación, por su historia y por su capacidad”, ha asegurado el presidente de la Diputación de Sevilla.

Por su parte, la alcaldesa, Silvia Heredia, ha agradecido al presidente de la Diputación “su mano tendida hacia Écija y porque vas a recibir nuestra lealtad institucional que nos ayudará a sumarnos para hacer una gran ciudad y conseguir que Écija sea una de las ciudades más importantes de España y, seguramente, del mundo entero”.

Estructuralmente se conserva en su totalidad la estructura del edificio en el que han sido sustituidos los forjados anteriores que se encontraban en mal estado e incapaces de soportar los requerimientos de las cargas actuales. La escalera ha sido la única actuación de corte contemporáneo del edificio, realizada con hormigón armado visto con zanca quebrada, peldaño en barro y con barandilla de vidrio y acero inoxidable.

Para el refuerzo y consolidación de los muros ha sido imprescindible el refuerzo de la cimentación de dichos muros mediante un sistema de micropilotes. Se han reforzado interiormente los balcones y se han restaurado todos los elementos decorativos como molduras, pinjantes, estatuas, remates y columnas, además de recuperar pinturas y decoraciones originales inéditas.

Asimismo, se ha dotado al edificio de unas instalaciones e iluminación modernas y funcionales, además de darle una iluminación ornamental que resalta el edificio que finalmente ha quedado. Todas ellas adecuadas para un uso contemporáneo que a partir de un exhaustivo estudio histórico del edificio no ha hecho más que recuperar el uso original, subsanándose todas las patologías y recuperándose la fisonomía de éste en sus inicios.

Se han eliminado todos los arcos cegados y las galerías han vuelto a ser galerías para poder disfrutar de las vistas de la plaza. En planta baja se ha adecuado el espacio que ocupaba el estanco para albergar la oficina de turismo.