abril 19, 2024
El tiempo
Semana Santa

DESHABITADA

Prado de resplandores y ráfagas entre nubes de engarfiados arbotantes. Cuánto fulgor para tan luctuoso trance en la utopía inaprensible de ese misterio que clarifica los renglones torcidos de la desdicha de Dios, por las cuatro esquinas del Carmen.

Ave María en la unción sagrada que sus níveas manos destilan. Clausura fatigada para este sábado de lenta y subversiva retirada, que no se cansa de acumular aniversarios.

Ya nos aleccionaba Machado: “Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora”.

 

El silencio de su paz

en la tarde tan luctuosa

donde nos cubre la losa

pesada, cruel y mordaz.

Testimonio tan veraz

el de ese negro destierro

al que entregado, me aferro

como brizna de esperanza.

La Soledad nos alcanza

ante la hora de su entierro.