marzo 3, 2024
El tiempo
Sociedad

Descendientes ilegítimos se organizan para defender sus derechos hereditarios

Frente común de hijos e hijas ilegítimos ante la administración pública para que se reconozcan sus derechos hereditarios. El abogado ecijano Fernando Osuna asesora a estas personas, entre las que está otra ecijana, Rosario Bermudo, hija biológica del ex marido de la Duquesa de Medina Sidonia.

Este grupo de descendientes de famosos y de personas de clase alta – hay un hijo de un príncipe de Baviera y la hija no reconocida de un jefe de estado de América Latina, además de hijos de cantantes, toreros y nobles – plantean a los poderes públicos “medidas drásticas y contundentes para acabar con la gran problemática de sus casos”.

Quieren entre otras cosas “modificar normas en defensa de este colectivo de hijos, y promover beneficios sociales y económicos”, explica el abogado ecijano Fernando Osuna, que ha llevado sus casos y defiende también sus reivindicaciones. El letrado explica que son personas “que crecen sin una figura paterna”, por lo que “evidencian trastornos en la adolescencia porque no encuentran una identidad,  sufren de inseguridad, soledad y depresión”.

“Varios estudios demuestran que la ausencia del padre, física o simplemente psíquica, puede tener efectos devastadores sobre las personas, incluyendo problemas de salud serios”, afirma Fernando Osuna, debido a la “situación de desamparo, y a pesar de los esfuerzos de las madres en estos casos para compensar las carencias afectivo-educativas desde el ángulo paterno”.

El abogado de estos hijos no reconocidos señala que los tribunales han reconocido y desarrollado el daño moral. El colectivo al que defiende Osuna está elaborando un programa de actuación para comunicar a la sociedad sus sentimientos y necesidades, buscar apoyo mutuo, contar sus experiencias en medios de comunicación y exteriorizar “el rechazo y sufrimiento que han tenido en determinadas facetas de la vida”.

“Piensan estar muy comunicados entre ellos, distribuirse el trabajo para alcanzar sus objetivos, elaborar un libro con sus casos, colaborar con entidades solidarias y benefactoras, promover un registro genético, crear una asociación y un Día Internacional de los Hijos no Reconocidos”, detalla Fernando Osuna.