mayo 26, 2024
El tiempo
Política

Maeztu cierra queja sobre el convento de La Merced pero insiste “en la necesidad de mayor protección”

La Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, que encabeza Jesús Maeztu, ha resuelto el cierre de una queja de oficio iniciada hace meses ante la Delegación Territorial en Sevilla de la entonces Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y el Ayuntamiento de Écija en torno al “estado de conservación” del convento de La Merced, propiedad de la Archidiócesis hispalense, a cuenta del “desplome” sufrido en una parte de la techumbre del inmueble, pero insiste “en la necesidad de mayor protección” del mismo.

En la queja, emitida el pasado 12 de abril, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz señalaba “el estado de conservación y régimen de protección del convento de La Merced, en el término municipal de Écija”, a cuenta de las informaciones publicadas en el mes marzo sobre el “desplome de parte de la techumbre” del inmueble, sede de la hermandad de la Piedad y Cristo de la Exaltación.

Ante ello, el departamento de Jesús Maeztu abogaba por “conocer con mayor detalle el estado del inmueble y sus elementos, así como las medidas de conservación y proyectos calendarizados que se pretenden acometer en favor de este conjunto histórico”, propiedad de la Archidiócesis de Sevilla.

La institución inició queja de oficio ante la Delegación Territorial en materia de Cultura y Patrimonio Histórico en Sevilla y el Ayuntamiento ecijano, a fin de conocer aspectos como el estado de conservación del monumento, la “relación de intervenciones y proyectos que se hubieran proyectado y/o ejecutado en los últimos años, así como sus calendarios previstos” y el “régimen de uso o aprovechamiento previsto” para el inmueble.

Tras esta queja, la Oficina del Defensor emitió una resolución el pasado 29 de diciembre, en la que apunta que la incoación de la misma “queda cumplida” tras las informaciones recibidas y que “ponen de manifiesto una situación progresiva de desatención del inmueble”, un deterioro, añade, “labrado en el tiempo que fue advertido de manera expresa por estudios técnicos realizados por profesionales a instancias de la Archidiócesis de Sevilla, propietaria del recinto”.

Y una situación “que permaneció ajena a la intervención de las autoridades urbanísticas durante tres años hasta que la ‘situación límite’ de la bóveda y la cubierta termina por colapsar provocando el derrumbe”.

En las últimas semanas se están llevando a cabo las obras para recuperar el templo, rehabilitando su techumbre (en la foto). La intención de la Archidiócesis de Sevilla es restaurar de manera integral el techo del convento.