agosto 13, 2022
El tiempo
Política

El Gobierno local niega la discriminación laboral de la que le acusa el TSJA

El Gobierno local de Écija (PSOE) niega que el Ayuntamiento haya sido condenado por presunta discriminación laboral, tal y como se deduce de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Niega también que exista  algún tipo de diferencia de retribuciones salariales entre hombres y mujeres en la plantilla municipal.

El equipo de gobierno niega la mayor y asegura que “el Ayuntamiento de Écija no ha sido condenado; no hay ninguna instrucción por parte del TSJA que tenga que corregir ni está condenado a pagar ninguna costa judicial”, afirma la portavoz municipal del PSOE, Rosa Pardal, que añade que el fallo judicial “no atiende en lo esencial a la demanda [de la denunciante], que viene de antiguo y que solicitaba tanto una discriminación directa, que no existe, como unas diferencias retributivas”.

En ese sentido, la sentencia del TSJA estima parcialmente el recurso de la demandante contra una sentencia anterior de un juzgado de lo social que daba la razón al Ayuntamiento y negaba que exista discriminación por razón de sexo. El alto tribunal reconoce una “discriminación indirecta laboral” por no recibir la demandante un complemento salarial.

La portavoz del Gobierno local niega situaciones de discriminación laboral y atribuye la cuestión a la atribución de funciones a empleados y empleadas públicos por la limitación de contratos que implican las tasas de reposición y los ajustes del anterior Gobierno central del PP. En ese sentido, Pardal reconoce que se superó el límite legal de dos años marcado para esa atribución de funciones, pero que “cuando esta persona realizó distintas funciones se le retribuyó y quedó probado”, subraya.

“Jamás este gobierno ha propiciado ni perjudicado a las mujeres dentro del Ayuntamiento de Écija, que no tiene que pagar ni modificar nada”, insiste, aunque reconoce que el TSJA “nos da un tironcito de orejas” a cuenta de la atribución de funciones “porque es temporal y se debe mantener dos años, pero la eliminación de las tasas de reposición nos impide contratar personal y estábamos obligados a prestar servicios esenciales”.

Esa situación irregular de atribución de funciones por encima del límite legal de dos años se sigue manteniendo, según la concejala socialista, que, con todo, insiste que “el Ayuntamiento de Écija no hace distinciones, porque hay una relación de puestos de trabajo y hay informes que así lo demuestran. Ni hemos sido condenados, ni el Ayuntamiento de Écija lleva a cabo prácticas de discriminación por razón de sexo. Jamás se ha excluido ni se ha puesto como requisito en ningún procedimiento”.

 

FOTO: Raúl Caro/EFE