agosto 13, 2022
El tiempo
Política

PP y Podemos piden al PSOE que aclare su política de personal tras la sentencia del TSJA

Dos de los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Écija, el PP y Podemos, han pedido explicaciones al Gobierno local (PSOE) acerca de su política de atribuciones y complementos salariales al personal municipal tras la sentencia del TSJA por una discriminación indirecta por razón de sexo.

Para la portavoz municipal del PP, Silvia Heredia, la funcionaria que denunció su caso ante los tribunales ha recibido un trato “injusto y penoso”. La edil popular ha señalado directamente al Gobierno local y, en concreto, a la Concejalía de Personal, que, opina Heredia, no ha sido capaz de solucionar un supuesto problema de diferencia salarial.

“Es penoso que una persona que reclama un derecho de equiparación salarial con otro compañero por hacer el mismo trabajo tenga que recurrir a los tribunales”, opina Heredia, “y no tengamos una administración, en esta caso de Personal,  hábil y ágil para poder solucionar esta reclamación en tiempo y forma”.

Por su parte, Podemos Écija ha reclamado al PSOE que aclare cómo se han estado pagando los complementos salariales. El concejal de la formación morada, Mario Perea, recuerda que ya en 2015 pidieron una valoración de puestos de trabajo, “fundamental y práctica para evitar agravios comparativos entre el personal y que sirva para detectar toda discriminación que pueda estar ocurriendo en este Ayuntamiento”.

Para Perea lo ocurrido “es una vergüenza y se tiene que aclarar sí o sí”. El concejal reclama un informe de la Secretaría General del Ayuntamiento que “despeje cualquier sombra de duda acerca de las retribuciones extraordinarias que se pagan en el Ayuntamiento de Écija”.

Por último, el sindicato CC.OO. ha lamentado el caso, que atribuye a comisiones de servicio ilegales. La secretaria de Mujer e Igualdad en CCOO Sevilla, Pepa Bermudo, sostiene que “esto se produce porque se conceden comisiones de servicios ilegales que sobrepasan con creces los dos años que establece la normativa, y que se vienen concediendo exclusivamente a hombres, que durante más de diez años han cobrado más que sus compañeras mujeres”.

“Nos hallamos ante una discriminación indirecta debido a una segregación vertical porque se le atribuyen cargos superiores de jefatura solo y exclusivamente a los hombres”, concluye Bermudo.