enero 27, 2021
El tiempo
Política

Aprobado el primer pago de las viviendas sociales salvadas de la quiebra de la EMU

El Ayuntamiento de Écija ha aprobado el primero de los pagos anuales del préstamo de las 248 viviendas sociales de la Empresa Municipal de Urbanismo (EMU) y cuya propiedad ha vuelto a adquirir el consistorio al subrogarse en los préstamos hipotecarios a través de créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

El primer pago es de 290.441 euros, y corresponde a la primera de las cuatro cuotas anuales que debe satisfacer el Ayuntamiento de Écija para ponerse al día en el préstamo suscrito. “Es el más gravoso, luego la cantidad irá bajando”, explica la concejala de Hacienda, Rosa Pardal, que añade que cada uno de los cuatro créditos anuales ronda los 300.000 euros.

El cumplimiento del calendario de pago de estos créditos atrasados es necesario para mantener la bonificación de la Junta de Andalucía a la hipoteca de esas viviendas sociales, según Pardal. “Vamos a hacer un esfuerzo hasta 2023, pagar las cuotas que han quedado atrasadas y luego ir abonando las que corresponden a cada año”, señala.

“A diferencia de la VPO de Sedesa, decidimos que las cinco promociones de la EMU no podían ir a subasta, como permitió el PP con las viviendas de Sedesa, que hemos tenido que recuperar recientemente de esa subasta”, recuerda Pardal, “y no podíamos someter a estos vecinos a esa tensión de vivir con la incertidumbre de perder las viviendas en que llevan muchos años”.

La subrogación en el préstamo hipotecario de las viviendas de la EMU – declarada en quiebra y disuelta durante el mandato 2011-2015 – fue aprobada en pleno en 2018 y el primer pago de los créditos incluido en el presupuesto para este año. La hipoteca de las cinco promociones de vivienda protegida es de 8,9 millones, y la subrogación a que se somete el Ayuntamiento de Écija de algo más de dos millones.

Estas viviendas se reparten en las 41 de Edificio Ermita, 36 en la calle Mujeres Jornaleras, 6 en calle Puente, 95 en Ronda de las Huertas y 70 en La Algodonera.