octubre 20, 2020
El tiempo
Sociedad

El as en la manga del ocio doméstico

En la actualidad, no solo debido a los avances tecnológicos y al amplio abanico de posibilidades que nos ofrece internet, sino a través de los juegos más analógicos, la alternativa de ocio que podemos poner en práctica dentro de nuestras casas es prácticamente interminable.

Precisamente, nos gustaría hablar un poco sobre los juegos de mesa. En primer lugar, para posteriormente dar unas pinceladas de las alternativas digitales que tenemos a nuestro alcance.

Resulta prácticamente imposible remontarnos a los orígenes de los juegos de mesa, pues algunos yacimientos de Başur Höyük sugieren que, en los alrededores de la ciudad turca de Siirt, ya se dedicaba tiempo de ocio a estos menesteres hace nada menos que 5.000 años.

Lo que sí podemos hacer es englobarlos en macrocategorías y mencionaros algunos que pueden, desde hace muchos años, amenizar el ocio doméstico.

Los juegos de dados son todo un clásico, desde el familiar parchís al internacional backgammon, pasando por otros que combinan dados y tablero, como el juego de la oca o el Monopoly. ¿Quién no ha jugado partidas interminables a este juego que data de nada menos que principios del siglo XX?

De los dados a las fichas, juegos que se han convertido, en algunos casos, en auténticos rasgos culturales de una comunidad (véase el dominó). Sin embargo, la globalización ha hecho que prácticamente todo el planeta conozca el jenga, el crokinole o el mahjong (este último se popularizó internacionalmente gracias a las recreativas durante los años 90).

No podríamos dejar de mencionar los juegos de cartas, tanto los de baraja española como los de baraja francesa. Aquí la oferta es bien conocida por todos. Cabría destacar, para aquellos apasionados que quieran sumergirse en otras disciplinas, los juegos de cartas tradicionales de Japón, como el Hanafuda, inventado a mediados del siglo XVI.

Y antes de sumergirnos en temas más complejos, cabe destacar los juegos de tablero tradicionales, como el ajedrez, (o sus variantes china, japonesa y coreana, respectivamente: Xiangqi, Shōgi y Janggi), las damas, el Go (originario de China) o el Hnefatafl (de origen germánico).

En cualquier caso, lo que ha revolucionado por completo el mundo de los juegos de mesa, sin lugar a dudas, han sido los juegos de rol y los llamados juegos de tablero “contemporáneos”. Los primeros fueron creados durante la década de los 70. Como la mayor parte de vosotros sabréis, son juegos en los que interpretamos un personaje y un narrador o master nos guía a través de un universo creado en parte por él y en parte por el entorno que establece el juego. Pueden estar sustentados o no en un tablero y en miniaturas y, para aquellos que estén dispuestos a teatralizar el juego, pueden ofrecer muchas horas de entretenimiento creativo.

Precisamente, los juegos de rol han posibilitado que otros juegos de tablero contemporáneos tengan más aceptación. Como vimos en el Festival de Juegos de Mesa, Rol y Miniaturas de Alcarrachela, son muchos los aficionados a los juegos de rol que también comparten afición con los amantes de los juegos de mesa y de miniaturas.

Juegos de guerra (Risk, BattleTech, Stratego, Wings of War, etc.), juegos temáticos (Pictionary, Trivial Pursuit, Scrabble, Los Colonos de Catán, etc.) o los más recientemente popularizados Escape Room (juegos de escape) son algunos ejemplos de la amplia oferta de ocio doméstico que podemos encontrar en los juegos de mesa; y ni siquiera hemos mencionado los juegos de miniaturas, que generalmente mezclan conceptos de los juegos de tablero, de dados y de rol para ofrecer experiencias complejas y duraderas, normalmente destinadas a los fanáticos más exigentes.

En lo que respecta al ocio digital, de nuevo, el abanico de posibilidades es amplísimo, más incluso que cuando hablamos de juegos de mesa a la vieja usanza.

Para los apasionados de los juegos de casino, la evolución digital pone a su disposición un sinfín de posibilidades. Las tragaperras con euros en español de 888 son un claro ejemplo de la variedad de alternativas que existen. Elige la temática que más te guste (Conan, Ozzy Osbourne, Steam Punk, Noche de los Muertos, Narcos, etc.) y disfruta de juego personalizado.

Lo mismo ocurre cuando hablamos de juegos gratuitos. Son cientos de páginas las que ofrecen un catálogo interminable de alternativas gratuitas. En Isla de Juegos, por ejemplo,  podréis jugar al mencionado mahjong en su formato digital, al Sonic, al Minecraft o a los clásicos juegos de serpiente, entre otros muchos.

Y para terminar la pincelada digital, nos gustaría hablar de los juegos para el móvil, que tanto terreno han ido ganando durante los últimos años.

Para los amantes de los puzles, ya que hemos comenzado hablando de clásicos, es muy recomendable probar Transmission, un juego para Android con más de 70 niveles divididos en 7 mundos y focalizado en conectar los distintos puntos que componen el puzle para crear comunicaciones y obtener las más de 140 estrellas repartidas en estos niveles.

Aquellos que quieran disfrutar de experiencias similares a las que nos proporciona un videojuego de ordenador o de videoconsola, sería interesante que probasen The Elder Scrolls: Blades. Los que hayan jugado a los juegos de esta saga destinados a otros dispositivos podrán intuir que la apuesta que han hecho para Android, lanzada en 2019, no es ninguna tontería. Gráficos cuidados, buena jugabilidad, mazmorras y batallas en tercera persona.

Por último, nos gustaría recomendaros el juego oficial de Stranger Things para vuestro smartphone. Lo cierto es que, generalmente, este tipo de adaptaciones no son muy bien recibidas, pero Stranger Things: The Game es, sin duda, una excepción, especialmente para los amantes de la serie. Un videojuego divertido y fiel con el que festejar el ocio doméstico.