mayo 26, 2024
El tiempo
Cultura

Se presenta en sociedad la restaurada imagen del Cristo de la Misericordia

Hoy se presenta, a las 13.00 horas, en la Parroquia Mayor de Santa Cruz de Écija la imagen restaurada del Cristo de la Misericordia en su Buena Muerte. La restauración de esta talla la ha llevado a cabo la conservadora restauradora ecijana Mª Valle Rodríguez Lucena, y ha sido subvencionada por la Junta de Andalucía con cargo a las ayudas para Conservación-Restauración de bienes muebles del Patrimonio Histórico de Carácter Religioso en Andalucía.

El análisis histórico de la imagen lo ha llevado a cabo la Doctora en Historia del Arte Mercedes Fernández Martín. La del Cristo de la Misericordia es una obra del último tercio del siglo XVI, de estilo protobarroco, “un importante y bellísimo eslabón en la cadena de esculturas sevillanas que explican el paso del Renacimiento al Barroco”, según su restauradora.

La imagen del Cristo de la Misericordia ha estado vinculada desde siempre a la iglesia de Santa Cruz, donde tuvo capilla en el primitivo templo de estilo gótico mudéjar. A partir de 1570, la hermandad a la que pertenecía se dedicó al ejercicio de la misericordia, personificada en los difuntos pobres y en los reos condenados a muerte, celebrándose sus  funciones en la Iglesia de Santa Cruz ante el Cristo.

La imagen vuelve al templo tras la intervención, donde se han eliminado varios estratos de repintes recuperando su policromía más primitiva. “Es de destacar el sudario donde se han encontrado restos de dorados con motivos geométricos con ‘picado’ realizado a buril”, señala Rodríguez Lucena, que agradece a la iniciativa de la Junta de Andalucía y de la Parroquia Mayor de Santa Cruz, “con su párroco don Francisco Reina Chía”, la posibilidad de recuperar “el esplendor artístico e histórico” de la talla.

“Se han llevado a cabo labores de restauración entre las que destacan la desinsectación, consolidación de soporte y estratos, eliminación de añadidos históricos y eliminación de repintes, limpieza de la policromía, estucado, reintegración cromática mediante ‘rigattino’ y protección final”, apunta la restauradora.

El Cristo de la Misericordia se ha restaurado conforme a las normativas establecidas de reversibilidad, diferenciación y respeto al original, “atendiendo a devolver la originalidad perdida durante su historia material, frenando deterioros que presentaba y manteniendo la obra estable, otorgando la uniformidad visual, estética y estructural que poseía en origen”.